Las 10 creencias limitantes más comunes que evitan que vivas lo mejor de tu vida


Una de las cosas que impiden nuestro crecimiento y en realidad dirigen nuestro comportamiento diario son todas las creencias limitantes que tenemos. Aun cuando no nos demos cuenta, estas creencias son parte de nosotros y de lo que pensamos, por lo que esto forman parte real de cómo vemos al mundo.

En mi taller de autoestima les platico a profundidad cómo se forma nuestro sistema de creencias y nuestra imagen propia, y en realidad es muy importante saber el cómo se hace para comprender un poco más el cómo funcionamos y cómo vemos la vida, de esta forma nos será más fácil poder cambiar esas ideas, creencias y eliminar bloqueos que nos impiden sacar lo mejor de nosotros mismos.

Cómo se crea tu sistema de creencias

Cuando eres pequeño tu cerebro está en modo aprendizaje intenso, se están formando conexiones neuronales, se desarrolla tu corteza prefrontal la cual es la zona con más funciones tiene y que tarda más tiempo en desarrollarse. Todos estos vínculos se forman a través de lo que vivimos, a través de lo que vemos y sobretodo todo aquello que hacen y dicen nuestros padres o figuras de autoridad.

Es ahí, en donde aprendemos absolutamente todo acerca de nuestra autoestima, imagen propia, dinero, comportamiento, nuestro propio valor, etcétera. Y de ahí provienen muchas cosas mas como el niño interior y el crítico interior, que son parte esencial de nuestro cerebro que nos ayuda a sobrevivir (aunque esto sea emocionalmente).

El problema de todo esto es que muchas cosas que vimos y experimentamos no las hemos traducido bien o cuando sucedieron no teníamos la capacidad emocional para interpretarlas correctamente. Lo cual nos lleva a tener problemas de autoestima y confianza en nosotros mismos, problemas financieros, relaciones personales no tan sanas y en general un problema para saber que eres merecedor y capaz de lograr todo lo que deseas. 

Las 10 creencias limitantes más comunes que te impiden vivir al máximo

Imagina que todo el tiempo vas viviendo con ciertas ideas que dicta tu comportamiento, imagina que constantemente estás teniendo ideas de:

  • «No puedo decir lo que pienso porque me pueden juzgar …»
  • «No quiero acercarme a esta persona para que mi corazón no se rompa …»
  • «No quiero pedir lo que quiero porque, ¿qué pasa si me rechazan?»
  • «No puedo confiar en las personas porque he sido traicionado antes …»
  • «No puedo perseguir mis sueños porque no sé qué haría si fallo …»
  • «No puedo hacer X por Y …»
  • «No puedo hacer A por B

Y es así como se te va la vida viviendo con miedos, con prejuicios, con límites. Por eso a continuación te detallo algunas de las creencias limitantes que frenan tu desempeño y te impiden vivir tu vida libre y confiado de experimentarla y sacar lo mejor de ella.

1. No puedo ser yo mismo pues me pueden juzgar

miedo a que te juzguen

Esta creencia proviene del miedo a ser lastimado o a no poder dar lo mejor de sí mismo. Puede ser que se haya creado por la continua crítica de alguna persona cuando eras pequeño o alguna situación que te puso en la luz y solo recibiste críticas.

En realidad, casi todas nuestras creencias limitantes tienen mucho que ver con tu crítico interior, pues el se encarga de protegerte y de detenerte para que no puedas ser lastimado, rechazado o que te haga sentir mal. Todo esto, aunque se formó cuando eras pequeño, hoy en día tu crítico interior continua basándose en esos hechos para protegerte.

Date cuenta que el tener este tipo de creencias solo impide a que te arriesgues a hacer algo que gusta, algo que te llevaría más lejos o hasta conocer más personas. No sabes en realidad si lo que vas a hacer les va a gustar a todas las personas, probablemente no a todos les guste, pero seguro es que si te permites experimentar cosas diferentes obtendrás satisfacción en ti mismo que nadie te va a dar.

El secreto aquí es aprender a amarte tanto que no sea necesario el depender de la opinión de las otras personas, aceptarte tanto que lo que digan los demás no te derrumbe.

Todos somos diferentes, así que el hecho de que pasemos tanto tiempo tratando de complacerlos es inútil y realmente no podrá ser alcanzado. ¿Qué pasaría si pasaras más tiempo haciendo lo que te gusta, sin miedos, sin prejuicios, sin tanta atención al que dirán? Lograrías complacerte a ti mismo, y esto te llevará a vivir más en alegría.

Comienza a abrirte a estas creencias en su lugar:

  • «No es mi trabajo complacer a las personas en la vida».
  • «Ser yo. Nunca habrá nadie será como yo «.

Otros artículos que te pueden ayudar:

2. No puedo pedir lo que deseo porque tengo miedo a que me rechacen

Miedo al rechazo

Este miedo al rechazo es bastante común y en realidad se ve reflejado en todas las áreas de nuestra vida. Yo creo que principalmente nos afecta a la hora de vendernos. Recuerdo alguna conferencia a la que asistí, y el ponente nos decía que todo lo que hacemos personal o profesional es venderte a ti mismo (en el buen sentido).

Cuando quieres un aumento en tu trabajo, cuando aplicas para un nuevo puesto, cuando quieres vender más de tus productos, cuando aplicas para un crédito, etcétera. Todo se trata de como te veas a ti mismo y cuan capaz seas de vender tus habilidades y tu experiencia.

Muchas personas se quedan cortas a la hora de venderse, muchos crecimos con ideas de que hablar bien de ti mismo puede parecer egoísta o es de mala educación, lo cual te lleva a limitarte. Con esto llevas ahí el miedo a que te rechacen, a que te digan que estás mal o simplemente a que te critiquen (como la idea limitante anterior).

Este miedo puede ser paralizante y evita que logres más de lo que deseas, hace que te quedes viviendo una vida que en realidad no te gusta, que vayas a un trabajo que detestas, o que no conozcas mas amigos o una pareja por miedo a que no les caigas bien.

Cuando comienzas a trabajar en ti mismo, en aceptarte y ser compasivo contigo mismo, ese miedo comienza a decrecer. Debes ser bien consciente de que tipo de palabras te dices a ti mismo.

Usualmente la gente que tiene este tipo de miedos, tiene un crítico interior bastante poderoso y muy debilitante, por eso es que algunas de las cosas que tratamos en mi curso de autoestima es el hecho de reducir esa plática interior negativa.

Comienza a abrirte a estas creencias en su lugar:

  • “El rechazo es parte integral de la vida. Cada «no» me llevará más cerca de un «sí».
  • «Necesito preguntar primero para recibir»

3. No puedo amar a alguien sin restricciones porque sé que me van a lastimar o me van a romper el corazón

Miedo a abrir tu corazón

Este miedo a ser lastimados puede evitar que conozcas a tu pareja, a esa persona con la que puedes compartir tu vida. Evita que tengas relaciones sanas y duraderas. Claro que este tipo de creencias no son fáciles a identificar, pues en realidad están guardadas en el subconsciente, pero si en tu vida tus relaciones personales, y sobretodo las amorosas no han sido lo que deseas, o has tenido traiciones, es importante que te cuestiones qué es lo que está originando estas situaciones. 

Muchas gente no es consciente que nuestras relaciones personales, son un reflejo de la propia relación que tenemos con nosotros mismos. Esa falta de confianza en ti mismo, ese miedo a que te lastimen, ese miedo a aceptarte completamente, se ve reflejado en la forma en la que te relaciones con las otras personas. 

Yo continuamente hablo en mis sesiones de coaching acerca de cómo tus necesidades emocionales van guiando tu comportamiento. Cuando no las conoces y cuando vas buscando a alguien que las satisfaga es mas seguro que vayas por la vida con decepciones y pensando que no puedes tener relaciones estables o sanas. 

Es importante recordar que, nadie puede satisfacer tus necesidades emociones, solo tú lo puedes hacer. Cuando te enfocas en conocerlas, en sanar tus viejas heridas y darte lo que necesitas, entonces estarás abierto y listo para tener relaciones amorosas sanas, estables y que realmente disfrutes. 

Esa idea que buscar tu media naranja ha traído muchos problemas, en realidad tu eres una persona entera no necesitas a nadie que te llene o que te haga completo. Buscamos una pareja para vivir y disfrutar, para compartir nuestra vida, para aprender juntos, pero no para completarnos unos a otros. 

Ábrete a las siguientes ideas: 

  • «Amo libremente porque es parte de ser humano».
  • «Al abrir mi corazón atraeré el tipo correcto de amor a mi vida».
  • “Mis relaciones personales me ayudan a aprender más sobre mí y mi amor; me acercan a atraer a la persona adecuada a mi vida «.

4. No puedo confiar en la gente porque siempre se aprovechan de mí o siempre me engañan

Miedo a confiar en los demás

Estas ideas que forman parte de nuestro sistema de creencias se encuentran almacenadas en nuestro subconsciente, y una parte importante del subconsciente es hacer realidad esas ideas. Es decir, esas cosas que pensamos y cómo vemos al mundo, nos genera cierto comportamiento y nos pone en atención constante a comprobarlas (lo cual es el trabajo del subconsciente), por lo que constantemente estaremos viviendo esas mismas creencias. 

Ya lo decía Nathaniel Branden en sus libros de autoestima, cuando vives pensando que no vales y que no mereces, lo más seguro es que tus experiencias y vivencias comprueben esas ideas y esas creencias. En cambio, si piensas que vales, que eres suficiente y que todo te va bien, comprobarás estas creencias basado en tu comportamiento y la forma que ves la vida. 

Así que si vives pensando que la gente se aprovecha de ti o que siempre te engañan, es muy probable que vivas temeroso de esto, y esto genera un comportamiento y experiencias que te hacen vivir justamente eso. Si quieres comenzar a cambiar tus experiencias, tu vida misma, comienza tomando responsabilidad de tus pensamientos, de tus acciones y de lo que ves en tu vida. Solo así podrás cambiarlo. 

Confía en que tú puedes atraer a la gente adecuada a tu vida, y cuando no suceda esto y te topes con alguien que no es completamente honesto date la oportunidad de confiar en que esto es solo una lección de aprendizaje y no una muestra de que nadie merece tu confianza. 

Confía en ti mismo y en tu habilidad para atraer gente honesta y positiva a tu vida. 

Ábrete a las siguientes ideas

  • «Todos merecen mi confianza».
  • «Sin confianza, no puedo formar una relación significativa con nadie».

5. No puedo establecer objetivos porque sé que voy a fallar

Miedo a fracasar

Creo que los miedo que más impiden tu desarrollo y alcanzar el éxito es el miedo al fracaso. Aun cuando no hayas fracasado alguna vez, puedes tener este tipo de creencia. Es el miedo a salir de tu área de confort, miedo a que las cosas salgan mal o miedo a ser juzgado por tus errores. 

Asimismo, y es algo que hablo en mis curso de Tu vida sin límites es el hecho de que muchos crecímos pensando que si tenemos un error eso equivale a que no podemos, y se vincula frecuentemente con tu valor propio. Es decir, si fallas no vales, si no te aceptan en la entrevista de trabajo es porque no puedes o no eres suficiente.

El común denominador con todas estas situaciones es que no estamos confiados en nuestro propio valor, en que somos suficientes, en que merecemos lo mejor. Yo sé que estas declaraciones son difíciles de aceptar, no nos damos cuenta que todo esto tiene que ver con la autoestima, pero ahí dentro de nosotros opera este principio de no merecer, de no ser capaz y que valemos según nuestro desempeño. 

Yo como coach de vida, la razón de muchas de estas creencias es la falta de amor propio y de una autoestima sana. Cuando comienzas a trabajar en reforzar ese amor por ti mismo, saberte que eres suficiente así como eres y como estás en este momento te ayudará a combatir estas creencias limitantes. 

No dejes que el miedo a tener errores te detenga. La diferencia entre una persona exitosa y alguien que no tiene éxito es la forma en la que ven los errores. Todos cometemos errores, todos nos caemos alguna vez. La diferencia radica en sí te vuelves a parar y tomas esa experiencia como aprendizaje, o si te quedas abajo y lo tomas para criticarte y juzgarte. 

Ábrete a las ideas de:

  • «Mis sueños son míos para perseguir».
  • “Lo que sea que pueda concebir, lo puedo lograr. Depende de mí dar los pasos para que las cosas sucedan «.

6. Siempre me va mal

Siempre me va mal

Uff, esta es una de las creencias más limitantes. Estoy segura que es bastante común, sobretodo cuando tenemos una «mala racha». Ya sabes esas situaciones en donde no ves la luz, pero segura estoy que el conservar esta mentalidad de que siempre me va mal solo empeora las cosas.

Esta creencia se combina con ese sentimiento de sentirte víctima, de que no puedes lograr algo, y entonces no vale la pena esforzarte porque no lo vas a conseguir. Este tipo de declaraciones lo único que hacen es que te des por vencido antes de iniciar. Es una guerra perdida cuando comienzas con estas ideas y como lo viste anteriormente, es tanto tu enfoque a lo que puede salir mal que lo más seguro es que no lo logres.

Date la oportunidad de intentarlo, cambia tu mentalidad hacia una más positiva, procura conocer cuáles son tus habilidades y tus fortalezas y utilízalas a tu favor.

7. No necesito tener más dinero o ser exitoso

No necesito dinero o éxito

Esta creencia se vincula con el miedo al fracaso, es bastante común que evitemos soñar o establecer metas por miedo a que no se hagan realidad y esto nos genere tristeza y decepción. Y esta es una de las ideas más limitantes en cuestión financiera, en mi programa Tu vida sin límites, trabajamos mucho en este tipo de creencias limitantes.

No importa cuánto tiempo le dediques a tu desarrollo personal, a la repetición de afirmaciones positivas, a establecer una rutina del éxito, si no eliminas estas creencias de raíz lo más seguro es que te encuentres en situaciones donde sientas que no puedes ganar o no puedes tener éxito.

Date cuenta que no necesitas una razón para lograr el éxito porque estás destinado al éxito. Pero supongamos que necesitas uno: ¿qué harías si tuvieras un gran éxito, si tuviera el dinero que deseo e hiciera lo que me dicta mi corazón para lograr mi meta de vida? ¿Cómo puedes poner este éxito, dinero y fama al máximo uso? Quizás esta respuesta es lo que necesitas escuchar y saber para hacer lo necesario y alcanzar tu máximo potencial.

Abraza estas creencias en su lugar:

  • «Tengo éxito simplemente porque puedo».
  • «Al tener éxito, tengo más recursos para lograr mis metas y sueños más altos y para apoyar el mayor bien de la humanidad».

8. Soy demasiado viejo para perseguir mis sueños

Soy muy viejo para perseguir mis sueños

Yo no sé de donde surgió esto de que al ser más viejos no podemos aprender, no podemos hacer o no podemos lograr nuestros sueños. Lo cierto es que el éxito es una cuestión de mentalidad y no de edad. El éxito es lograr algo que tú deseas. Así de simple.

Todos conocemos historias de gente que ya «grande» han logrado muchas cosas, sin importar la edad no se han dado por vencidos y lo han logrado. Existen actores, presidentes, empresarios, cantantes y muchos más que sin importar su edad han logrado hacer realidad sus sueños. ¿Por qué debería de ser diferente en tu caso?

La única diferencia es el hecho de darse o no por vencido. Es confiar en que mereces tener éxito, mereces lograr lo que deseas. Sin límites, sin pena, sin vergüenza.

Olvídate de la definición estándar en la que uno debe estar en un determinado lugar de la vida y con cierta edad para ser considerado exitoso. El camino de tu vida es más grande que esas creencias limitantes predefinidas. Crea tu propio camino de vida y haz que suceda.

Abraza estas creencias en su lugar:

  • «Nunca es demasiado tarde para perseguir algo. Lo más importante es que actúe ahora «.
  • «La edad es solo un número. Mi edad actual es solo un reflejo de la cantidad de años que he estado vivo, pero no un reflejo de mi poder ilimitado como ser «.

9. No puedo hacer dinero haciendo lo que amo

No puedo hacer dinero haciendo lo que amo

Esto es algo muy común y es algo que lleva a la gente a estudiar y a dedicarse a cosas que realmente no aman. Basado en esto no hay ninguna sorpresa en que haya tanta gente en descontento con su trabajo, sin ganas de ir a trabajar y viviendo su vida sin entusiasmo.

En realidad, esta ni siquiera es nuestra propia creencia, sino algo que aprendimos. Como te comenté al principio, son modelos mentales que aprendimos cuando íbamos creciendo y que nos hacen de actuar de cierta forma. Estos modelos nos impiden hacer lo que deseamos, viviendo 40 años en un trabajo que detestamos, y teniendo miedo o teniendo una situación financiera poco estable.

Es más, muchas personas no saben qué es lo que realmente desearían hacer por el resto de sus vidas, pues están tan desconectados con su interior que no saben qué es eso que les da felicidad y les permite experimentar sus propias habilidades.

Ábrete a la posibilidad de conocerte, de profundizar en lo que deseas y confiar en que lo puedes lograr.

10. Nadie le interesa lo que digo o ¿quién me va a escuchar?

A nadie le interesa lo que digo

Como casi todas las creencias limitantes que discutimos el día de hoy, esta en particular surge de cuando niños nuestros padres no nos escuchaban o nos prestaban la atención requerida. Esto genera ese sentimiento de que lo que decimos no es importantes o que nadie se interesa en lo que decimos o hacemos.

Date cuenta que todo lo que eres y eres capaz de aportar a este mundo es único. Todo lo que dices cuando viene de tu corazón tiene la capacidad de cambiar la vida de una persona. Sé más compasivo contigo mismo, y por lo tanto con los demás. Sé más positivo y enfócate en ver lo mejor de ti mismo, lo mejor de la gente y habla reconociendo lo mejor de cada situación y de la gente.

Espero este artículo te haya invitado a profundizar y ver qué es lo que realmente sucede en tu interior. Te invito a que trabajes en ti mismo, en mejorar tu autoestima y tu confianza. Trabaja con niño interior y tu crítico interior y logra lo que siempre has deseado.

 

Pin It on Pinterest

Share This