Culpas a los demás por tus problemas o por tu vida
Aprende a culparlos conscientemente

Como algunos de ustedes saben, me estoy preparando para ser coach de vida en la escuela de Tony Robbins y Cloé Madanes, y me encantan los métodos que utilizan para poder hacer un cambio en las personas. En esta semana nos mostraron cómo aprender a culpar conscientemente.

El título suena extraño, ¿no? pero te aseguro que esta super interesante y que si quieres realmente hacer un cambio en tu vida y dejar atrás el pasado y esos sentimientos de culpa, éste es el mejor método que he visto.

¿Culpas a los demás por tus problemas o por tu vida?

Todos tenemos algún momento que recordamos continuamente acerca de nuestra niñez o de la adolescencia, y sin darnos cuenta esta historia es la que hemos permitido que nos defina como adultos negativamente. Esto es porque el momento nos impactó y nos sentimos incomprendidos o maltratados, y hemos continuado reviviendo ese momento y justificando nuestra actitud presente.

El problema con este tipo de situaciones es que el momento lo continuamos viendo con ojos de niño o de adolescente, y tal vez esos recuerdos no sean tan precisos como quisiéramos pensar. Es bueno que empecemos a reflexionar que estos recuerdos los vemos a través de nuestros ojos, es decir no sabemos o nos negamos a ver el otro lado de la historia.

Nuestro punto de vista además de que es visto por aquel niño o adolescente maltratado, es un punto de vista totalmente subjetivo. No cambia tu experiencia, pero si cambia la forma en la que lo recuerdas y si mantienes esa misma actitud ahora mismo en tu vida. 

 

Tu responsabilidad o la culpa de alguien más

El hecho de que culpemos a alguien más por nuestra vida o por como somos o por alguna cosa específica, quiere decir que nosotros estamos otorgándoles el poder de cambiar nuestra vida, y negándonos la capacidad de cambiar algo por nosotros mismos. Es decir, que aceptamos que alguien más puede influenciarnos sin que nosotros podamos evitarlo.

Esto tal vez sea cierto en caso de cuando éramos niños, debido a que sentíamos que teníamos que obedecer y seguir las instrucciones de nuestros padres o figuras de apego. Pero una vez que nos hemos convertido en adultos, esto no es así, nosotros somos los únicos responsables de nuestra vida y de nuestras experiencias. Y somos totalmente responsables de lo que somos, aún si pensamos que somos de determinada forma debido a algo que nos hicieron o cómo nos trataron anteriormente.

Nosotros tomamos la decisión de seguir pensando de ésta forma y de otorgarle a esa persona o situación el poder de decidir quienes somos y cómo actuamos. Si seguimos culpando a alguien más por algo que ocurrió en el pasado y seguimos trayéndolo al presente como si esto siguiera definiéndonos, es únicamente porque nosotros lo permitimos.

Es necesario darse cuenta que tú y sólo tú tienes el poder de cambiar tu vida y de decidir lo que pasa en ella. Tu eres 100% responsable de lo que te sucede y cómo reaccionas antes las circunstancias.

También estoy consciente de que muchas veces pensamos que es debido a lo que nos sucedió en el pasado que ahora vivamos de una forma o nos comportemos de otra. Pero esto es algo que podemos cambiar una vez que empezamos a ser conscientes de lo que  percibimos como una mala experiencia y limitación.

El Poder de Culpar Conscientemente

¿Qué es culpar conscientemente? Tal vez la palabra culpar es un poco fuerte, pero definitivamente es una palabra que nos ayudará a entender de que se trata este proceso. El culpar conscientemente quiere decir que si somos capaces de decir que algo malo ha sucedido en nuestra vida por una persona, también debemos de ser conscientes de que eso también ha traído cosas buenas.

Es decir, a lo mejor yo culpo a mis padres por no darme la atención necesaria y por tratarme de diferente forma que a mis hermanos. Pero esto también quiere decir que si me hubieran tratado de diferente forma, hoy no sería la persona que soy. Gracias a ese comportamiento, soy una persona que le gusta luchar por lo que quiere y ser capaz de vencer retos que de otra forma no tendría la fortaleza interior para hacerlos.

Así que, el ejercicio se trata de culpar conscientemente a mis padres de la persona que soy actualmente, con todas mis virtudes y mis defectos. Y si te das cuenta esto poco a poco se vuelve un agradecimiento hacía ellos, pues sin lugar a dudas no podría haber realizado las cosas que he hecho si mi historia hubiera sido diferente.

Esto no quiere decir que no reconozcas los momentos malos, las experiencias que te marcaron o lo mal que te hicieron sentir, más bien quiere decir que ahora aun cuando pasaron las dejarás en el pasado para aceptarte totalmente como eres. Reconocerás que aun cuando pasaron cosas malas o malas experiencias en el pasado, hoy pueden tener una repercusión positiva, no porque lo que haya pasado sea bueno, sino porque tú decides que sacarás lo más positivo de esa experiencia para ser mejor y para sacar tus virtudes.

 

Ejercicio para culpar conscientemente

Aquí te dejo el ejercicio que te ayudará a darte cuenta a quién culpas por lo que no ha resultado en tu vida, y cómo sobrepasar este sentimiento para no quedar estancado en el pasado y poderte desarrollar.

Paso 1

Identifica ese momento en dónde te sentiste ignorado o lastimado.Es mucho mejor si culpas a alguien más por ese momento.

Paso 2

Entiende por qué razón culpas a esa(s) persona(s) por tu problema

Paso 3

¿Por qué razón los culpas? ¿De qué los culpas? ¿Qué fue lo que te hicieron o cómo te lastimaron?

Paso 4

Determina el impacto que esta historia ha tenido en tu vida. Cómo ha afectado negativamente este momento en tu realidad

Paso 5

¿Cuál es la historia central o más significativa de tu vida? La historia central más significativa de nuestra vida, es aquella historia que nos repetimos constantemente y que nos decimos que es por ella que somos así o que vivimos de cierta forma.

Analiza cómo es que esta historia te hace ser de la forma o por qué actúas de cierta forma en el presente. Esta historia que nos hemos contado a nosotros mismos, es una perspectiva limitada de lo sucedido, sobre todo porque la hemos traído al presente desde cuando éramos niños o adolescentes.

¿Has pensado en lo que esa persona, sobre todo tus padres hicieron para alimentarte, para educarte, o lo que sacrificaron para tu bienestar?
 
Por lo regular eso es algo en lo que no pensamos o en lo que solo vemos desde nuestro propio punto de vista. La realidad es que ya no somos niños, así que es el momento de analizar la situación desde un punto de vista un poco más compasivo. Otorgando valor a lo que esas personas nos enseñaron, y todo lo que nos otorgaron.
 
Pregúntate:
¿Cuales fueron las emociones que sentí y que siento en ese momento lo que al pensar en esa situación me han limitado?
En ese recuerdo que era lo que estabas esperando que sucediera o que era lo que necesitabas.
Obvio en ese momento no estamos conscientes de las necesidades de la otra persona, pero este es el momento de pensar en toda la situación.
 

Paso 6

Analiza cuál es el efecto de lo sucedido
Analiza, si en ese momento hubieras tenido lo que querías, ¿tu crees que toda tu vida hubiera cambiado?, ¿que realmente tu vida sería mucho mejor?
La realidad es que probablemente hubieras culpado a otra persona u a otra situación por las cosas que actualmente estas viviendo.
Cuando como seres humanos nos enfocamos en una necesidad que no fue satisfecha, es muy probable que nos quedemos estancados en eso. Que solo pensemos en ello y en como no obtuvimos lo que necesitábamos y dandole mas importancia que l que realmente tiene.
 
La parte más importante de todo este proceso es darnos cuenta, que esa historia a la que tanto nos hemos apegado es solo una parte de la historia, esta incompleta y a lo mejor no es totalmente real.
 

Recuerda cuando culpamos a alguien por algo les damos el poder y nos quitamos poder a nosotros mismos.

Pregúntate cómo esta historia, esta culpabilidad de alguien mas te impide ser feliz ahora.

Parte 2: Cambia tu historia, cambia tu vida

La mejor solución es practicar el culpar conscientemente. es decir culpamos pero de una forma diferente. Sin quitarnos poder y haciendo más efectivo.

Proceso de culpar efectivamente

  1. Es necesario que reconozcas por qué esa historia no tiene sentido, que parte no es del todo real o qué es lo que le falta para tener una mejor idea de lo sucedido (añades las partes que faltan)
  2. ¿Que pasaría si ves la historia desde otra perspectiva? Ponte en el lugar de la otra persona y analiza que parte has omitido, o que es lo que no has visto que hizo que esa situación fuera así.

Parte 3: Tu nueva historia

Ahora es momento de pensar en todo lo que es verdadero acerca de tu vida, Cuál es tu nueva historia
Culpa a esa persona por todo lo que tengas en tu mente, pero ahora incluye todo lo positivo que has sacado de esa situación.

Date cuenta que cuando culpamos, lo hacemos siempre con alguien que no se encuentra presente o a alguien del pasado.
Y también tendemos a pensar egoístamente, ignorando todo lo demás que esa persona ha hecho.Si vamos a culpar a esa persona por todo lo negativo que han hecho , también debemos asegurarnos de culparlos por todo lo positivo que han hecho.

Cuando practicamos el culpar efectivamente o inteligentemente (conscientemente en lugar de hacerlo inconscientemente), resulta en un ejercicio más equilibrado. Tenemos que analizar y sacar lo positivo y lo negativo de la situación y de la persona a la que culpamos.

Esta forma de hacerlo nos hace ser lo líderes de nuestra vida, de decidir lo que nos afecta y lo que no. A parte de que nos hace conscientes de lo que estamos haciendo, nos regresa el poder de nuestros sentimientos y de la forma en la que actuamos.
Somos nosotros quien hemos decido ser de tal o cual forma, y somos nosotros los que decidimos seguir culpando a alguien más o tomar responsabilidad y seguir adelante.

Tus cualidades y tus fortalezas

Aquí es donde te das cuenta que muchas de tus cualidades y fortalezas que tienes actualmente las has desarrollado por esas persona o esa historia que te has contado continuamente.
De hecho, yo creo que algunas de mis cualidad nos las tendría de haber tenido una niñez diferente o si hubiera tenido toda la atención de mi madre en aquel momento.

Es un buen momento para escribir todas las cualidades y las fortalezas que tienes ahora y que fueron el resultado de tu niñez o adolescencia.
Este proceso te ayudará a darte cuenta que esa persona hizo lo mejor posible en ese momento, nos dieron que lo que podían con el nivel de consciencia que tenían.

No importa quien fue la persona en la que pensaste, aún si fue un amigo, un tío, tu papá, tu mamá o tu esposo, cuando culpamos a alguien más, estamos omitiendo su perspectiva del asunto y su experiencia. Además estás otorgando el poder que tú tienes para cambiar tu vida a alguien más. 

Algo que te puede ayudar a entender mejor la situación, es analizar por qué hicieron lo que hicieron. O cuáles fueron sus necesidades o responsabilidades. Qué estaban sintiendo y sobretodo que sienten en este momento. Tal vez sigan teniendo repercusiones por lo que hicieron.

Hoy puedes entender que la vida no es tan facil cuando somos adultos, es bueno recordarlo cuando estás culpando a alguien más por algo.

 

¿Qué te pareció este ejercicio? ¿Crees que te puede ayudar a moverte del pasado, a verlo con mejores ojos y a finalmente tomar las riendas de tu vida y deshacerte de todo lo negativo que te mantiene estancado?

 

Te dejo esta entrada que me pareció muy interesante acerca de tu decisión seguir pensando que eres una víctima.

Pin It on Pinterest

Share This