8 formas de sanar tus heridas emocionales
Trabajo con la sombra


En mi artículo anterior te compartí lo importante que es el trabajo con la sombra de acuerdo al trabajo de Carl Jung, uno de los psicólogos más reconocidos y contemporáneo de Sigmund Freud. El día de hoy quiero compartir contigo 8 formas en las que puedes hacer un trabajo con la sombra para sanar esa parte emocional de ti mismo que se ha mantenido en la oscuridad.

Todos tenemos una parte positiva y una negativa, todos los días tratamos de esconder esas cosas que nos son aceptables, ya sea socialmente o simplemente porque no queremos reconocer que tenemos esas cosas que nos hacen sentir mal. Estas cosas negativas son parte de nosotros pero nos empeñamos en esconderlas o pensar que no existen. La sociedad nos dice que nos enfoquemos en las cosas positivas, que el tener emociones negativas está mal, pero esto no nos ayuda. Al contrario, nos hace enterrar esas emociones negativas dentro de nosotros mismos, forzándolas a que vivan ahí y nos sigan dañando desde lo más profundo.

Mucha gente piensa que el pensar positivo es estar siempre con una sonrisa en la cara, que nunca puedas sentir enojo o tristeza o que siempre te sientas bien, pero en realidad esto no nos ayuda a desarrollar una inteligencia emocional, no nos hace sentir bien pues nos reprime. Si solo nos enfocamos en lo bueno, no nos permitimos ir a lo más profundo de nuestro ser.

El pensamiento positivo es simplemente la filosofía de la hipocresía: dale el nombre correcto. Cuando tienes ganas de llorar, te enseña a cantar. Puedes lograrlo si lo intentas, pero esas lágrimas reprimidas saldrán en algún momento, en alguna situación. Hay una limitación a la represión. Y la canción que estabas cantando no tenía ningún sentido; no lo sentías, no nació de tu corazón. ”- Osho

Dentro de cada uno de nosotros hay problemas más oscuros que existen. Para tocar las profundidades de nuestro ser, debemos estar listos para explorar nuestro yo en lo más profundo a través del trabajo con la sombra.

Y para estar verdaderamente en paz, necesitamos ponernos en contacto con nuestro lado oscuro, en lugar de reprimirlo.

El trabajo con la sombra

En el campo de la psicología, una sombra es un término utilizado para referirse a las partes dentro de nosotros que podemos tratar de ocultar o negar. El nombre fue originalmente acuñado y explorado por el psiquiatra y psicoanalista suizo, Carl Jung.

La sombra se compone de los aspectos de nuestra personalidad que tendemos a considerar vergonzosos, inaceptables, o feos. Puede ser la envidia, los celos, la ira, la lujuria, el deseo de poder o las heridas sufridas en la infancia, todas aquellas emociones que mantenemos ocultas.

Podríamos entenderlo como el lado oscuro de uno mismo. Sin importar lo que decimos o cómo nos queramos ver, todos tenemos un lado oscuro en nuestra personalidad.

Carl Jung creía que cuando la sombra humana es rechazada, esta tiende a sabotear nuestras vidas. El reprimir o suprimir la sombra de uno mismo puede provocar adicciones, baja autoestima, enfermedades mentales, enfermedades crónicas y hasta neurosis.

Debajo de nuestra máscara social que usamos todos los días, tenemos un lado oculto de la sombra: una parte impulsiva, herida, triste o aislada que generalmente tratamos de ignorar. La Sombra puede ser una fuente de riqueza emocional y vitalidad, y reconocer que puede ser un camino hacia la curación y una vida auténtica. – Steve Wolf

Cómo te puede ayudar el trabajo con la sombra

Al trabajar con la sombra te puede ayudar a reconocer quién eres en realidad y trabajar profundamente contigo mismo. Esto sin lugar a dudas te ayuda a alcanzar tus metas y vivir mejor tu vida.

Para muchas personas, negar su ser interior es el camino que generalmente eligen, pero algo que te puedo decir, es que el aceptar quién eres realmente y trabajar en amarte y desarrollar todas las partes de ti mismo te ayudará enormemente a mejorar tu autoestima, a tener más confianza en ti mismo, y así podrás desarrollar un equilibrio emocional, espiritual y mental que te llevarán más lejos de lo que antes podrías haber llegado.

La transformación, que muchos de nosotros estamos buscando, no proviene de un lugar de negación. Viene de un lugar de aceptación.

Afortunadamente, aún podemos reconocer nuestra oscuridad para crear un cambio positivo. Al hacer trabajo en la sombra, arrojamos luz sobre nuestro lado oscuro, en lugar de pretender que todo está bien, y que somos únicamente luz.

Tal vez te sea un poco difícil de creer que al reconocer y aceptar tu lado oscuro te pueda ayudar a mejorar en tu vida, pero yo te digo que esto forma parte de una verdadera transformación. De hecho, el tan solo darte cuenta que existe esa resistencia dentro de ti te ayudará a sacar lo mejor de este trabajo con la sombra.

El eneagrama y el trabajo con la sombra

Una de las herramientas que me gusta mucho utilizar para trabajo con tu interior es el Eneagrama. Esta herramienta muchos la confunden con algo esotérico o con un test de personalidad, pero en realidad si la usas correctamente te pueda ayudar enormemente a descubrirte a ti mismo y trabajar en desarrollar esas áreas que darán más equilibrio a tu vida.

El Eneagrama es un modelo de 9 puntos que representa la psique humana y sus diferentes personalidades egoicas. Estas personalidades a menudo se convierten en «máscaras» que usamos para ocultar nuestro verdadero yo del mundo debido a algún trauma grande o pequeño que nos sucedió en la infancia. Luego confundimos estas máscaras con nuestro verdadero ser y creemos que somos quienes nos hemos definido de alguna forma en base a lo que vivimos cuando crecimos o a nuestras experiencias.

Cada aspecto de la personalidad tiene una sombra masiva que utiliza para manejar las diferentes situaciones que se nos presentan en la vida. Utilizando una situación como ejemplo: imagina que estás parado enfrente a un grupo de personas y te sientes avergonzado. Esas personas están alrededor tuyo y se están riendo de ti. Cada una de estas 9 personalidades tendrá una reacción instintiva diferente a este estímulo. Mismos estímulos, resultado diferente.

El objetivo del Eneagrama es ayudarte a trascender estas reacciones fijas limitadas y acceder a los niveles más altos de la vida, la luz y, sobre todo, el amor.

El Eneagrama es algo un poco complejo, así que si quieres saber más de él pues hacer un test, pero sobre todo te recomiendo leer un buen libro que te ayude a entender todas las partes del eneagrama y cómo utilizarlo para sacarle provecho.

El símbolo del eneagrama

8 formas de sanar tus heridas emocionales trabajando con tu sombra

Ahora sí, vamos a profundizar un poco en cómo puedes comenzar a trabajar con tu sombra para sanar emocionalmente y finalmente encontrar un equilibrio y satisfacción en tu vida.

1. Acepta que eres valioso y eres suficiente así como eres en este momento

El primer paso es aceptar la idea de que eres digno de amor y aceptación. Cree que no solo estás hecho para cosas malas, sino también para encuentros maravillosos. Esto agregará un enfoque positivo a tu vida.

Este paso es de gran importancia para tomar la responsabilidad de tu vida, dejar de sentir que eres víctima de las circunstancias o que no puedes cambiar lo que te sucede.  Así mismo, te ayudará a desarrollar una compresión y una actitud más compasiva contigo mismo. Esto es esencial tanto para mejorar tu autoestima, como para tener más confianza en ti mismo.

Cuando algo malo te sucede o te das cuenta que has cometido un error, tendemos a reprocharnos o a recriminarnos por eso, esta actitud te puede mantener en ese círculo negativo que te hace sentir estancado. Al salir de este círculo te darás cuenta que eres valioso y que mereces tener una vida que puedas disfrutar, que las cosas pueden irte bien, o aun mejor que puedes llegar a ser la mejor versión de ti mismo.

Es importante recordarte que, al hacer el trabajo de la sombra, es posible que encuentres cosas que no te gustan, pero es precisamente esta actitud más compasiva la que hará que puedas enfrentar esas cosas o características, para que puedas trabajarlas y poder sanar desde tu interior. Recuerda, que tú eres esencialmente bueno, eres suficiente y mereces lo mejor.

2. Presta atención a tus emociones

Hay algo que hay que dejar muy claro: Las emociones no son malas. Es lo que hagas con ellas lo que puede tener un resultado negativo. Las emociones son necesarias, el miedo te ayuda a saber cuando estás en peligro, el enojo te ayuda a reconocer una situación que no está alineada con tus valores o un límite que se ha cruzado.

Tus emociones son la parte no verbal de ti. Transmiten tu camino a otros a través de tus expresiones faciales y tu lenguaje corporal.

Tus emociones constantemente intentan decirte algo. Si tienes un «presentimiento» sobre alguien o algo, lo más probable es que, por lo general, sea correcto. Esto se llama intuición.

Cuando trabajes con tu sombra, sentirás emociones fuertes.

Algunas de las preguntas que te ayudarán a desarrollar esta conciencia en la forma en la que te sientes son:

  • ¿Qué estoy sintiendo en este momento?
  • ¿Por qué me estoy sintiendo así?

Cuando te estés preguntando esto siempre desarrolla ese sentido de curiosidad, no de juzgar el por qué te sientes así, sino el saber qué es lo que sucede en tu interior.

3. Nota las cosas o la gente que te hace enojar

El saber qué sientes y por qué te ayudará a reconocer todas esas cosas que te hacen enojar, que te hacen entristecer o simplemente que te sacan de control. Asimismo, te podrás dar cuenta si hay cosas que te hacen reaccionar, aun sin darte cuenta y de forma automática.

Por ejemplo, alguna persona en específico, algún comportamiento. Recuerda que si hay algo que no soportas de otra gente o algo que te hace enojar, es por qué de alguna forma estás reprimiendo esa parte en ti y no tienes una relación correcta con esa parte de ti mismo.

  • ¿La gente perezosa te hace enojar mucho? Mira las formas en que puedes ser flojo.
  • ¿Las personas racistas u homofóbicas te sacan de tus casillas? Piensa en las formas en que puedes ser intolerante o despectivo con los demás.
  • ¿Te enfurecen los tipos creativos altamente expresivos? ¿Qué cosas hay en ti que desearías poder expresar y compartir con el mundo?

Estos desencadenantes emocionales podrían aparecer en tu vida como personas, ideas, objetos o cualquier otra fuente. El punto es notar estos desencadenantes a medida que ocurren, pregúntate: «¿Cómo soy así?» O «¿Qué me muestra esta reacción sobre mí?», Y luego trata de aceptar e integrar esa parte de ti mismo.

4. Qué es lo que evitas

Como lo puedes ver tus emociones son una gran guía en todo este trabajo con la sombra, porque son señales que puedes utilizar para aprender de ti mismo, sanar y mejorar.

Si te das cuenta que tienes emociones o comportamientos que tienden a ser negativos, trata de analizar qué es lo que estás evitando en tu vida, qué es lo que no te gusta que quieres dejar de pensar o piensas que no tienes otra forma de cambiarlo, y esto te lleva a tener ciertos hábitos no tan positivos.

Por ejemplo,

  • ¿Sientes ansiedad social porque tienes un desequilibrio químico o porque estás evitando situaciones sociales?
  • ¿Procrastinas porque estás «muuuy ocupado» o porque tienes miedo de hacer el trabajo de «profundizar y centrarte» y lograr tu objetivo?
  • ¿Por qué fumas? ¿Es porque estás tratando de calmar tus nervios o es porque tu vida parece no tener sentido y eso es lo único que piensas puedes disfrutar?
  • ¿Qué pasa con la adicción a Internet? ¿Estás tratando seriamente de descubrir nueva información o simplemente la estás usando para evitar pensar en tu vida y hacer algo para mejorarla?

Es muy fácil ver todo lo malo que hay en los demás o en el mundo. Pero nada podría estar más lejos de la verdad. Cuanto más malgastes tu valiosa energía mental al creer que hay algunas personas malvadas y desconocidas en el mundo, menos capacidad tendrás para buscar las partes malvadas, malévolas y viciosas en tu propio corazón. Y no hay forma de llegar a la verdadera conciencia sin primero observar tu propia capacidad para los males que percibes en los demás.

Deja de culpar al vecino, al presidente o a las teorías de conspiración de cómo es el mundo, y en cambio mira hacia adentro y observa tu propia capacidad de maldad / codicia / odio / etc.

Despierta, a nivel individual, y habrás movido el mundo mucho más que si hubieras gastado esa misma energía culpando a otros por el estado del mundo.

5. Sana y cuida a tu niño interior

Nuestros traumas infantiles pueden ser causados ​​por la forma en que fuimos criados o por otras personas que nos hicieron daño o situaciones que nos hicieron sentir incómodos. Esto puede provocar heridas profundas que pueden crear patrones de comportamiento y emocionales que crean nuestra personalidad.

La mayoría de las veces, nuestras heridas infantiles son las más dolorosas. Nos persiguen y nos dicen que no somos dignos de amor, o que nuestros sentimientos están equivocados, o que tenemos que ocuparnos de todos y de todo porque nadie estaba cerca para cuidarnos.

Sanar a tu niño interior implica viajar en el tiempo a cuando te sentías lastimado o herido y darte amor. Puedes hacer esto de la siguiente forma:

1. Regresa al momento de tu vida en el que te sentiste más vulnerable.
Puede ser una escena en la que te lastimaste o un momento de tu vida en el que te sentiste vulnerable. Mantén esa imagen de ti mismo en tu mente. Mantente atento, asimilando cualquier mensaje que surja durante ese tiempo.

2. Dale compasión a ese niño
Mientras revives ese momento, dale amor a tu yo más joven. Di a ti mismo: «Te amo y estoy aquí para ti. Vas a estar bien, no es tu culpa y no hiciste nada para merecer esto «. También puedes abrazar a tu niño interior.

6. Explora tu sombra mediante el lado creativo

Hay muchos psicólogos que utilizan el lado creativo para ayudar a los pacientes a explorar su interior. Esto es porque el lado creativo nos ayuda a ponernos más en contacto con nuestro lado emocional y poder así acceder a memorias y eventos que están escondidos en nuestra psique.

Algunas formas en las que puedes hacer esto es el escribir con tu mano no dominante, es decir, si eres diestro, escribe con tu mano izquierda y viceversa. Esto ayuda precisamente a callar un poco tu lado racional y acceder directamente a tus emociones.

Con este método puedes escribir una carta a ti mismo o hacia tus padres o a alguna persona a la que hayas descubierto guardas sentimientos negativos hacia ella. Expresa tus emociones, recuenta la historia y deja salir todo eso que has llevado en tu interior.

Dile a la persona lo que sientes y por qué lo sientes. Al hacer esto estás validando tus emociones y a ti mismo.

7. Meditar

La meditación es otra forma potente de observar tu personalidad del ego en tiempo real. La meditación no tiene que ser una gran tarea aburrida. No tienes que estar sentado en total quietud y silencio durante una hora sobre un cojín o en el suelo.

Tu versión de meditación puede variar, tal vez te guste bailar con música que realmente te haga sentir bien durante quince minutos todas las mañanas. O sentarte y mirar una vela encendida durante tres minutos y respirando profundamente. O puedes gritar con la parte superior de los pulmones en una almohada grande durante treinta segundos, cinco días a la semana.

En la meditación, obtenemos información sobre por qué sentimos ciertas formas. Nos ayuda a comprender y profundizar objetivamente nuestras emociones, y luego nos ayuda a comenzar la sanación. Mientras meditas es posible que ciertos pensamientos, prejuicios y elementos de tu sombra se deslicen entre esos momentos de silencio. Presta atención a ellos, guárdalos y posteriormente úsalos para procesarlos más.

Un ejemplo de esto es la meditación del perdón. Puedes imaginar a una persona que te hirió en tu mente y decir: «Que seas feliz, que estés en paz, que estés libre de sufrimiento».

8. Escribe libremente, dibuja o lleva un diario

La autoobservación es clave cuando se trata de cavar en nuestros propios puntos ciegos. En este caso puedes utilizar el llevar un diario personal o escribir libremente.

El escribir libremente es también conocido como escribir sin parar, por ejemplo puedes tomar unas hojas blancas y escribe sin parar al menos un par de hojas. Esto lo puedes hacer durante una semana y verás que comienzas a ver realmente cuales son tus pensamientos y emociones que has guardado muy profundamente. También es importante aclarar que es mejor escribir con lápiz y papel, que escribir en tu computadora. En realidad, el hecho de hacerlo físicamente te ayudará a conectarte mejor.

Es posible que cuando te des cuenta que lo que escribiste cerca del 70% es algo que ya sabías, pero lo importante es que te darás cuenta lo mucho que estas preocupaciones, ansiedades y pensamientos negativos ocupan en tu cerebro. Y es así que te darás cuenta del gran impacto que esto tiene en tu vida y en la forma que actúas. Pero asimismo, te podrás dar cuenta de un 30% que desconocías o no tenías idea que estaba ahí y te sorprenderá.

Puede ser que te des cuenta que nunca habías reconocido que eso lo tenías ahí guardado, o te darás cuenta el grado en el que lo tienes ahí.

Tal vez te darás cuenta de la cantidad de ira o enojo que has estado sintiendo sobre un conflicto reciente con un amigo. O tal vez notarás la cantidad de estrés al que te has sometido por algún evento que sucedió anteriormente.

Cómo integrar tu sombra - Habitos Exitosos

Cómo integrar la sombra

La integración de nuestra sombra podría reducirse a este simple proceso:

  1. Reconoce los aspectos de ti mismo que son difíciles de enfrentar o que habías negado
  2. Nómbralo en voz alta y / o ten un diálogo con esa parte de ti mismo que has comenzado a reconocer
  3. Acepta completamente este rasgo al que te resistes
  4. Date cuenta que no pasa nada, aun cuando lo has aceptado y lo reconoces en ti mismo, no sucede nada malo.
  5. Comienza a reconocer el beneficio de aceptar este rasgo en ti mismo.

Date cuenta que no podemos eliminar a esta sombra, y probablemente ni pudiéramos lograrlo aun cuando lo intentemos. En realidad, lo único que puedes hacer es aceptarla. Comienza a verlo como un amigo, en lugar de verlo como un enemigo. Aprende a aprovecharlo para tu bien mayor.

Al inicio es posible que esto te de un poco de miedo, pero si has llegado hasta aquí en este artículo espero te hayas dado cuenta lo importante que puede ser el trabajar en ti mismo con este tipo de proceso y cómo te puede ayudar el sacar esas cosas que no están resueltas y que te están suplicando las integres.

Si realmente quieres ayudar al mundo a despertarse, haz tu propio trabajo de sanación interior. Porque todo lo que percibes como «incorrecto» con el mundo, allá afuera, también vive en ti.

Cree en tu capacidad para encontrar estos aspectos sombríos y llevarlos a tu conciencia. Y una vez que hayas hecho esto … tú y el mundo se beneficiarán enormemente.

Algunas oraciones que te ayudarán a integrar tu sombra

Si actualmente no sabes qué temas puedes trabajar con la sombra, o que temas están inconclusos dentro de tu psique, permite que estas frases profundicen un poco más.

  • ¿Cuál es mi relación con el poder?
  • ¿Cuánto quiero tener poder sobre otras personas?
  • ¿Cuánto quiero tener poder sobre mi pareja?
  • ¿Cuánto quiero controlar sexualmente a mis parejas?
  • ¿Cuánto quiero que mis parejas me controlen sexualmente?
  • ¿Cuánto siento que merezco ser más rico que otras personas?
  • ¿Cuánto aspiro a ser financieramente rico?
  • ¿Cuánto siento que soy mejor que los demás?
  • ¿Cuánto siento que estoy especialmente roto / dañado / no amable en comparación con los demás?
  • ¿Cuánto quiero usar personas?
  • ¿Cuánto percibo a otras personas como objetos sexuales?
  • ¿Cuán manipulador puedo ser?
  • ¿Cuánto odio o resentimiento tengo hacia los hombres?
  • ¿Cuánto odio o resentimiento tengo hacia las mujeres?
  • ¿Cuánto disfruto siendo manipulador?
  • ¿Cuánto juzgo o critico a las personas?
  • ¿Cuánto odio o me cae mal la gente?
  • ¿Cuánto deseo que ciertas personas en mi vida / en el mundo simplemente no existieran o se fueran de mi vista?
  • ¿Estas preguntas te trajeron pensamientos intensos?
  • ¿Descubriste algún pensamiento sombrío que te incomoda haber tenido?

Recuerda … el punto no es encontrar nuevas formas creativas de equivocarte con estos nuevos pensamientos que estás descubriendo. Tampoco es permitir que estos pensamientos sombríos tengan rienda suelta total sin que tu hagas algo al respecto. Estos pensamientos finalmente no significan absolutamente nada acerca de quién eres tú como individuo. Por ahora, el punto es simplemente estar al tanto de ellos. «Oh, eso está ahí. ¡Interesante!»

Una vez que eres consciente de estos pensamientos, puedes estar en un lugar de ELECCIÓN … en lugar de simplemente vivir en un lugar de reactividad inconsciente.

Ten en cuenta que:

Cuando se trata de obtener lo que quieres, no solo tienes que enfrentar tu oscuridad interior, sino también abrazarla.

En lugar de tratar de apagarla o eliminar esta oscuridad cuando sientas que esa sombra sale, permítete sentirla y sentir curiosidad al respecto.

En algunos casos, es posible que te sirva, especialmente cuando tratas de protegerte de cosas que de otra manera podrían amenazar a tu yo superior.

Cuando te conectas adecuadamente con tu sombra, puede ser un poderoso alter ego que puede ayudarte a manejar situaciones difíciles. Es en realidad, cuando dejas que la sombra gobierne tu vida, o pretendes que no tienes un yo oculto que los problemas persisten.

Si quieres leer un poco más acerca de Carl Jung, aquí te dejo su biografía

Pin It on Pinterest

Share This