9 hábitos para ser más productivo en todo lo que haces


Muchos buscamos nuevas formas para ser más productivos y con esto poder realizar más cosas, ser más exitosos o sentirnos más satisfechos con nosotros mismos y con nuestra vida. En este artículo te voy a dar algunos consejos y hábitos que te ayudarán a lograrlo, sin embargo es importante que sepas que el llegar a ser más productivo es lograr la creación de nuevos hábitos, cambiar la forma en la que pensamos y que actuamos. Pero para realizar un cambio es importante ser compasivo contigo mismo y siempre tratarte bien, no importa si en este momento de tu vida crees que no tienes buenos hábitos o crees que no logras mucho. 

El mantener una actitud positiva es primordial para lograr más cosas en tu vida. No se puede cambiar de un día para otro, pero si se pueden ir adquiriendo nuevas y mejores actitudes y hábitos. De hecho, te darás cuenta que el crecimiento y el cambio es constante en la vida, así que mejor darle la bienvenida con los brazos abiertos y estar dispuestos a ver siempre las oportunidades para crecer y no los errores o los defectos. 

No importa lo que hagas en tu vida o en dónde trabajes, si quieres ser más productivo en tu vida personal o en tu vida personal, los siguientes hábitos te ayudarán a crear una actitud más productiva en todo lo que haces. Estos pequeños ajustes a tu rutina diaria y a tus hábitos te llevarán a lograr un cambio permanente y a que logres incrementar tu productividad de manera consistente y efectiva. 

9 hábitos para ser más productivo en todo lo que haces

1. Adopta una rutina matutina positiva

Muchos piensan que al revisar su correo electrónico o el ver el calendario como primera cosa al despertar son más productivos, pero de hecho es todo lo contrario. En realidad, este tipo de comportamientos no solo no te ayudan a ser más productivo sino todo lo contrario. El enfocarte en tus correos y en tu calendario como primeras actividades en tu día, solo hará que prestes atención a cosas que a lo mejor no son tan importantes y que te llevan mucho tiempo, por lo cual no puedes dedicar el tiempo adecuado a lo que realmente es importante. 

¿Sabías que la mayoría de las personas más exitosas cuentan con una rutina matutina? Esto es porque las primeras horas de las mañana determinan tu enfoque y tu mentalidad. Si eliges actividades que te ayuden a mantenerte relajado, como la meditación, verás que durante el día será mucho mas fácil que te mantengas enfocado y que manejes el estrés. Además, las personas exitosas saben que el cuidado propio es esencial para ser feliz y exitoso. 

Dentro de las actividades que te ayudarán a cuidar de ti y a tener más energía son la meditación, el ejercicio y el tomar un desayuno nutritivo, así como otras cosas que te mantengan con una actitud positiva. 

Si te interesa adoptar una rutina matutina te invito a que descargues mi guía para crear una rutina matutina.

2, Crea una lista de tareas razonable

Por lo regular tenemos tantas tareas o actividades que hacer que nos genera estrés el solo hecho de pensar en cómo le podemos hacer para lograrlas todas. El realizar una lista de cosas por hacer usualmente falla pues la hacemos muy complicada o con muchas tareas a realizar. Lo que no tomamos en cuenta cuando estamos haciendo nuestra lista de tareas es que algunas actividades llevarán más tiempo que otras, unas son más fáciles que otras. Cuando tratamos de meter todas las tareas que se nos ocurren dentro de nuestra lista de tareas, lo único que ocurre es que hay un desequilibrio en la forma en la que distribuimos nuestro tiempo, y entonces la lista de tareas se vuelve solo una herramienta para procastinar o lo más seguro es que después de algún tiempo olvidemos usarla porque pensamos que no sirve. 

El querer ser más productivo y realizar más tareas en nuestro día no significa hacer absolutamente todas las tareas que se nos ocurra incluir. De hecho, esto provocará que te estreses y que no quieras hacer nada, o que de plano ya no quieras ni ver tu lista de tareas a realizar. Adopta un enfoque de menos es más, concéntrate en las cosas que realmente importan y que te darán mejores resultados. 

3. Sigue la regla 80/20

La regla del 80/20 o el principio de Pareto establece que, para muchos eventos, aproximadamente el 80% de los efectos provienen del 20% de las causas. Esto aplica también para la productividad, si puedes priorizar e identificar aquellas tareas que te darán el mayor resultado entonces podrás producir el 80% más. 

Por ejemplo, el 20% de tus clientes representará el 80% de tus ventas. El 20% de tus productos o servicios representarán el 80% de tus ganancias. El 20% de tus tareas representará el 80% del valor de lo que haces y así se aplica a cualquier área en la que trabajes o en lo que te interese ser más productivo. 

Elimina todas las cosas que no tienen importancia, analiza tu proyecto o un día entero en tu vida, identifica aquellas tareas que te traerán los mayores resultados y priorízalas. 

Las tareas más valiosas que puedes hacer cada día son a menudo las más difíciles y complejas. Pero la recompensa de completar estas tareas de manera eficiente pueden ser enormes. Por este motivo, debes negarte a trabajar en las tareas que se encuentran al final de tu lista, aquellas que no son prioritarias y que tú sabes no te traerán los mayores resultados, al menos mientras no hayas realizado las primeras y las más importantes. 

Las personas efectivas y productivas se disciplinan a sí mismas a comenzar con las tareas más importantes. Como resultado, logran mucho más que la persona promedio y, además son mucho más felices. Así que ya sabes, al inicio del tu día laboral es mejor realizar aquellas tareas que te darán los mayores resultados, no importa que sean las más difíciles, verás que tu productividad y tu eficiencia se incrementa enormemente. 

4. Limita el uso de tu celular

En esta era de la tecnología parece que todos estamos conectados al teléfono celular y a veces se crea una adicción, aun sin darnos cuenta de ello. Lo mejor que puedes hacer para incrementar tu productividad es limitar el uso de la tecnología y de tu celular. 

Presta atención si tienes la costumbre de tomar tu celular y verlo en cuanto despiertas, como te mencionaba, lo peor que puedes hacer para iniciar tu día es ver tu correo, tus tareas o visitar las redes sociales. Aprovecha los primeros minutos de tu día para enfocarte en algo positivo, un poco de meditación, afirmaciones o un poco de gratitud. 

Date permiso a no reaccionar ante tu teléfono, dejar de verlo a cada rato y de prestar atención a las notificaciones. De hecho, es mejor que deshabilites las notificaciones y así evitar la tentación. 

Trata de limitar el uso de tecnología a 15 o 30 minutos máximo durante todo el día. ¿Has visto cuanto tiempo te llevas en las redes sociales? Muchas veces solo vamos a ver un mensaje que nos llegó y cuando nos damos cuenta ya pasamos 30 minutos ahí. Lo cierto es que cuando estás en línea el tiempo se pasa volando, por eso haz el esfuerzo por determinar un momento del día en donde puedas ver tu teléfono y establece un tiempo límite. 

Ya existen algunas aplicaciones que te pueden a ayudar a controlar el uso de tu celular y las aplicaciones. Si tienes iPhone, tienes la funcionalidad para realizarlo fácilmente. Puedes ver cómo funciona aquí.

5. Enfócate en una tarea a la vez

Uno de los mayores problemas en cuanto a productividad es la distracción. Es importante que descubras de que forma trabajas mejor, cuál es el ambiente en el que te sientes mejor y te permite enfocarte. Algunos de nosotros nos gusta trabajar con música en el fondo, algunos les gusta más un ambiente de silencio. Cualquiera que sea la forma en la que menos te distraes, haz todo lo posible por hacer que tu ambiente siga tus preferencias. 

Asimismo, es importante que dejes de hacer 10 cosas a la vez, ya sé que algunos pensamos que el multitasking nos ayuda a hacer varias cosas a la vez, pero el hecho de prestar un poco de atención a una cosa y luego a otra solo te hace perder el enfoque y perder tiempo en volver a saber en dónde te encontrabas. 

De acuerdo a Forbes, el cambiar de tarea en tarea al menos 10 veces al día, hace que tu coeficiente intelectual baje en promedio 10 puntos. Haz las cosas más eficiente y eficazmente enfocándote en una tarea a la vez. 

6. Toma descansos

A pesar de lo que creemos acerca de los descansos, estos no son para perder el tiempo sino que te ayudan a distraerte, a quitar el aburrimiento y a regresar con más enfoque. ¿Sabías que cuando estás enfocado en alguna tarea te requiere de mucha energía? por lo cual es posible que te comiences a sentir fatigado después de un rato de estar haciendo esa tarea. 

Para reducir la fatiga mental, utiliza la técnica Pomodoro, la cual dice que por cada 25 minutos de trabajo enfocado, tomes un descanso antes de seguir trabajando por otros 25 minutos. Después de 4 sesiones pomodoro, toma un descanso más largo, relájate y descansa. 

7. Establece tus metas, planes y objetivos

Escribir físicamente tus metas personales más grandes las hará más reales. Empieza por hacer un pequeño ejercicio en donde pienses en realmente cuáles son tus metas y objetivos personales. Establece un tiempo apropiado para lograrlos. 

Te darás cuenta que cuando realizas el ejercicio de conocer más qué es lo que realmente quieres lograr te da un sentido de dirección y te ayuda a establecer un camino para lograrlo. No importa cuáles sean tus metas, sin lugar a dudas el hacerlas realidad te dará un sentimiento de satisfacción y felicidad profunda. 

Date cuenta que para lograr más cosas en la vida, ser más productivo, tú debes saber qué es lo que realmente quieres, no solo desees cambiar tu vida, haz algo para lograrlo. El leer frases que te motiven, leer libros de negocio y encontrar otras formas de hacer dinero te ayudarán en tu camino, pero únicamente si tú sabes qué es lo que realmente quieres lograr. 

8. Administra tu tiempo efectivamente

El seguimiento de su tiempo, incluso si nadie te pide que lo hagas, te puede ayudar a comprender tus hábitos de trabajo, aquellas cosas que puedes mejorar o cambiar y encontrar áreas de oportunidad. Lleva un control de tu tiempo, no como una patología, sino como un indicador de las cosas que haces que no te ayudan a lograr más en tu vida y de lo cual no te has percatado. 

El que sepas cómo pasas tu tiempo, te permitirá darte cuenta cuánto tiempo pasas en las redes sociales, o el tiempo que dedicas a leer tu correo y la frecuencia, lo cual te afecta pues es tiempo que puedes dedicar a otras cosas. La verdad es que hasta que no ves de una manera objetiva y real el tiempo que estás desperdiciando en ver la televisión, pasar el tiempo en redes y otras cosas que no te ayudan, es que no te percatas todo el tiempo que tienes en tus manos para hacer cosas más productivas y que te permitan vivir mejor. 

No te digo que no veas televisión o tengas cuentas de redes sociales, lo que sugiero es que lo hagas no tan frecuentemente y con un tiempo límite. Al reorganizar algunas de esas cosas y cambiar la forma en la que utilizas la tecnología te ayudará a hacer más cosas durante tu día. 

Te aconsejo hagas un seguimiento de tu tiempo por una o dos semanas para que sepas realmente cuáles son tus hábitos y tus actividades comunes, verás en qué inviertes tu tiempo y te ayudará a hacer cambios positivos. Además, te darás cuenta del tiempo real que te lleva realizar ciertas tareas o actividades, con lo que podrás planear mejor en un futuro. 

9. Reflexiona y celebra tus logros

Olvidamos que gran parte del sentirnos satisfechos y realizados involucra el hecho de reconocer y celebrar cada una de nuestras victorias. ¿Te ha pasado que te pones objetivos pensando que te harán muy feliz y cuando los cumples esa felicidad te dura exactamente 5 minutos? La verdad es que estamos acostumbrados a ver lo que nos falta, a ponernos objetivos constantemente o a enfocarnos únicamente en lo que hay que mejorar. 

Es necesario que desarrolles el hábito de ver lo positivo, de reconocer tus logros y de darte el tiempo de celebrar las cosas que has hecho realidad. Esto tiene un poco que ver con la gratitud, pues el agradecer cada cosa que se te presenta, cada reto y cada objetivo cumplido te cambiará la actitud, de una en donde solo ves lo malo o lo que hace falta por lograr a otra en donde te sientes más feliz y más satisfecho. 

Trata de establecer una rutina en donde diariamente hagas una reflexión de lo que hiciste en el día, lo que lograste, lo que no salió tan bien, las cosas positivas y lo que puedes hacer el día de mañana para mejorar. Un diario personal es una gran herramienta para esto, si quieres puedes visitar mi tienda en donde podrás encontrar un diario personal que te ayude a lograrlo o visitar mi sitio de Amazon si lo quieres adquirir en físico. 

Espero estos hábitos te hayan ayudado. Platícame qué es lo que tú haces para ser más productivo. 

Pin It on Pinterest

Share This