12 hábitos para ser más feliz cada día

La felicidad es algo subjetivo, hay algunas cosas que me hacen muy feliz y otras no tanto y en cada persona estas cosas van cambiando, pero yo creo que ese tipo de felicidad es algo pasajera, una felicidad basada en algo físico. Sin embargo, existe una felicidad que te hace sentir pleno, que te hace sentirte satisfecho con tu vida y que te empuja todos los días a salir de tu casa y disfrutar tu día.

Es esta felicidad a la que me refiero en este artículo, es una felicidad que viene de tu interior y que en otros términos le podemos llamar armonía. Osea ese sentimiento de permanecer en un estado de paz y tranquilidad sin importar lo externo, y no digo que no puedas tener otros sentimientos, sino que más bien la mayor parte del tiempo puedas permanecer en armonía, si existe algo que te saque de ese estado, logres aceptarlo y regresar siempre al mismo punto de perfecta armonía.

Obviamente para llegar a este punto se requiere mucha práctica y yo creo que es un ejercicio continuo, pues siempre encontraremos retos y cosas que queramos cambiar, así que por eso esta vez te traje unos tips para no olvidar, disfrutar de nuestra vida y ser felices.

12 hábitos para ser más feliz cada día

Lo cierto es que la felicidad es algo circular, es decir la gente feliz tiene hábitos positivos y esos hábitos la hacen más feliz. Por eso el día de hoy te doy algunos hábitos y actividades que te ayudarán a desarrollar más tu felicidad y tu armonía, sin importar lo que pase en tu exterior.

1. Saborea el presente

Saborea el presente

Trata de practicar el estar presente, es decir estar totalmente consciente de lo que haces, de las conversaciones y trata de enfocarte en lo positivo, en disfrutar cada instante de cada momento de tu día.

Un ejercicio que te puede ayudar a desarrollar tu práctica de estar presente o de mindfulness es tomarte un momento para observar tu alrededor, aun cuando te encuentres en tu casa o tu oficina, lugares donde estás diariamente. A veces estos son los mejores lugares, pues es lo que continuamente damos por sentado y dejamos de disfrutar. Trata de observar y participar con todos tus sentidos. Ahora nota los sentimientos positivos y asociaciones que tienes a ese lugar.

Trata de mantener esta percepción y esta práctica por sólo 15 o 20 segundos, te darás cuenta de lo mucho que sucede a tu alrededor y que dejas de observar por mantenerte en la rutina diaria.

2. Establece tu intención diaria

Establece tu intención cada mañana

Ten un objetivo diario. Trata de sacarle el provecho a cada día, aún si el objetivo de hoy es disfrutar más el día, trata de establecerlo cada vez que despiertas en las mañanas.

El establecer tu intención diariamente es un hábito que te puede ayudar enormemente a sintonizarte en una frecuencia que te ayude a lograr lo que quieres, y permanecer positivo. Esto cuando lo haces no sólo al despertar sino en cada actividad de tu día te dará un sentimiento de aprovechamiento de cada instante y por lo mismo podrás disfrutar y sacar lo mejor de cada momento.

Lo único que se requiere para establecer tu intención es que ponerte como objetivo lo que quieres lograr ya sea durante el día o en una actividad en específica. Por ejemplo, el día de hoy quiero permanecer más positivo. O el día de hoy quiero ser más productivo. O si se trata de una junta de trabajo, piensa qué es lo que quieres lograr en dicha junta.

3. No participes en comportamientos negativos

Alejate de lo negativo

No crítiques, ni participes en chismes. Aléjate de todas esas pláticas que conlleven a hablar de alguien sobre todo si es crítica. Elimina de tus redes sociales todas esas cuentas que se la pasan críticando o viendo lo mal en las otras personas. Trata de ser más compasivo contigo y con las demás personas.

Si lo piensas bien, todos estamos tratando de hacer lo mejor posible cada día y en cada instante, si ves que alguine no actua de forma positiva o que para ti no es aceptable, dale el beneficio de la duda. Piensa que en ese momento él o ella está haciendo lo mejor posible, cualquiera que eso sea. Cada invidivuo nos encontramos en distinos caminos y niveles de desarrollo de conciencia, y aun asi, todos tenemos días en donde se nos dificulta mantenernos positvios, pacientes o hasta congruentes.

3. Cultiva un pensamiento más positivo

Manténte positivo

Tal vez no seas muy positivo o todo esto del pensamiento positivo no siempre te cae bien, pero al menos trata de tener un pensamiento más realista. Es decir, aléjate de lo negativo y trata de ver las cosas de forma imparcial. Para mi el ideal es pensar positivo, pero si no se puede al menos deja de ver las cosas como si fueran algo personal. La mayor parte de las cosas que suceden a nuestro alrededor simplemente suceden así, no es algo personal o algo en contra tuya.

4. Mejora tus hábitos e invierte en ti mismo

Mejora tus hábitos para ser feliz

Mantén un diario personal donde puedes escribir todos los días. Hazte el propósito de escribir en él todos los días, aún si no sabes que escribir, escribe algo. Aunque sea “Hoy será un buen día y no sé que más escribir”.

Un diario personal te puede ayudar enormemente a desarrollar una conciencia más profunda de lo que sucede en tu mente, los hábitos que tienes que no te ayudan o simplemente te hace enfocarte en actividades más positivas que te ayuden a cuidarte y a desarrollar tus habilidades.

Comienza a incluir actividades más positivas, medita, agradece, sé compasivo contigo mismo, haz ejercicio, cuida de ti mismo.

5. Cuida de ti mismo 

Cuidado propio para ser feliz

Establece tu cuidado propio como una prioridad. Ya sé que culturalmente esto es difícil, pero verás la prioridad para ser realmente feliz debe ser tú mismo. Si no cuidas tu mente, tus emociones y tu físico difícilmente podrás disfrutar de la vida. Invierte un poco en tu desarrollo personal, en tu cuidado físico, en desarrollar la inteligencia emocional. Esto te permitirá sentirte mucho mejor contigo mismo, lo cual es la base para cualquier otro tipo de relaciones y para tener experiencias más agradables. 

Come comida verdadera y natural. Poco a poco elimina la comida procesada de tu dieta y comienza a optar por alimentos naturales. Cuida tu cuerpo y lo que entra en él. Haz un poco de ejercicio, no porque lo quieres cambiar, sino porque te amas y quieres estar saludable. Olvídate del peso y la talla, haz cosas que te hagan sentir verdaderamente, no que satisfagan tus necesidades emocionales (como la comida altamente procesada), sino que se sienta bien comerlas. 

6. Mejora tus relaciones personales

Invierte en tus relaciones personales

Rodéate de gente positiva. Limita toda interacción con gente negativa lo más posible y rodéate de gente que tenga tus mismos objetivos en la vida y que tengan una mentalidad positiva. 

Invierte en conocer más gente que comparta tu interés por desarrollarte y ser feliz, invierte tiempo en tus relaciones de amigos, de trabajo, de familia y de pareja. Haz algo que alimente esa relación. Sé más compasivo, trata de entender las necesidades de cada uno de ellos sin tomar las cosas personales. La inteligencia emocional también te ayudará no sólo a ver las cosas de diferente forma sino que te ayudará a comunicarte mejor

7. Levántate más temprano

Levántate más temprano

Verás lo grandioso que es levantarte más temprano y todo lo que puedes lograr con tan solo una hora de levantarse más temprano. El día te durara muchísimo y aprovecharás la energía que tienes al inicio del día.

Establece una rutina matutina, algo que te ayude a establecer la intención de tu día y que además te ponga en la mentalidad correcta para aprovecharlo y lograr tus objetivos. Incluye en tu rutina actividades que te hagan sentir bien, que te ayuden a desarrollar una mentalidad positiva. Haz ejercicio, medita, desayuna tranquila y conscientemente disfrutando tus alimentos. 

El despertarte más temprano te ayudará a crear una rutina que sea únicamente para tu propio cuidado, pero también evitará que vayas por la vida apresurado, con poco tiempo y siempre con esa mentalidad de que cuentas con poco tiempo. Disfruta cada instante desde que te levantas hasta cuando te vayas al trabajo. 

8. Conserva tu entusiasmo 

Sé entusiasta - Hábitos Exitosos

Entusiásmate con todo lo que haces. Si debes hacer algo todos los días que realmente no disfrutas, trata de modificarlo para encontrarle el gusto o de plano busca la forma de deshacerte de esa actividad. Recuerda que la vida no la vivimos para ser infelices o para sufrir. Venimos a este mundo a descubrir nuestro poder creativo, a descubrirnos a nosotros mismos y lo que somos capaces de hacer.

No te dejes llevar por esa idea de que venimos a sufrir o que la vida tiene que ser difícil. La vida va a ser difícil si tu te empeñas en ello, cambia tu perspectiva, ve lo bueno en cada cosa en lugar de enfocarte en lo malo. 

Entusiasmate por algo, si en este momento no sabes qué es, intenta nuevas cosas, piensa qué es lo que te gustaría vivir en tu vida que realmente te haga feliz y te haga sentirte satisfecho. 

9. Ayuda a alguien más

Ayuda a alguien más - Hábitos Exitosos

No hay mejor forma de sentirse bien con uno mismo que ayudar a alguien más. Tiende la mano, sé más compasivo. Tal vez no puedas ayudar con algo físico, pero siempre el tener una actitud de amor y compasión por alguien más tendrá un efecto igual o si no más poderoso que el dar dinero o solucionandole el problema. 

No es que ayudes a alguien más para tener un beneficio, eso le quitaría su efecto al hecho, sino que al ayudar a alguien más te hace ver lo poderoso que puede ser un simple gesto de energía positiva en la vida de alguien más. Te hacer confiar en que siempre hay algo bueno en cualquier situación. Te hace confiar que siempre habrá alguien para ti cuando necesites ayuda. 

10. No trabajes tanto 

No vives para trabajar

Recuerda no vives para trabajar, vives para ser feliz y el trabajo es solo un habilitador para adquirir algunas cosas pero realmente no es tu vida.

No creas que lo haces en tu trabajo es algo por lo que deberías de centrar tu vida o que debas alardear. Eso no es importante y seguro es que cuando morimos nadie nos va a recordar por pasar más tiempo realizando la presentación de Power Point o por quedarse más tiempo en el trabajo. 

Yo sé que ahora las empresas quieren que pases más tiempo en ellas, pero eso tampoco es recomendable para el bienestar de los individuos, y nosotros mismos tenemos que ser parte de ese cambio de mentalidad. El pasar más tiempo en el trabajo no quiere decir que se sea más productivo, sino que más bien no se sabe administrar el tiempo o las tareas que se requieren son demasiadas para una sóla persona. 

Tengo la fortuna de vivir en un país en donde el bienestar de los individuos es una parte primordial a nivel nacional. Aquí todas las tiendas se cierran a las 5p.m. los fines de semana y los lunes. La gente va a trabajar de 8 a 5 y no más. No hay trabajos que sean de más de 40 horas, a menos que sean bien remunerados. Al principio me costo trabajo eso de que todo se cerraba a las 5, sobre todo viniendo de México en donde ahora ya casi todo lo cierran casi a la media noche (tal vez exagero 😉 ), pero ahora con el tiempo me doy cuenta que esto hace que la calidad de vida sea más alta para todos, absolutamente todos. 

11. Sonríe, Ríe y Disfruta cada momento

Sonríe más y disfruta cada instante

Si estás pasando por un situación difícil trata de no permanecer o de adoptar una posición física de sufrimiento o de enojo, nuestra postura física también se traduce en emociones negativas. El hecho de permanecer en un estado de ánimo negativo no te ayuda a solucionar la situación, sino que la hace más larga pues es lo único que estás pensando. Hasta el mantener esa postura de tristeza o enojo te requiere mucha energía. Energía que podrías dirigir hacia encontrar algun tipo de solución. 

Pero eso no es lo importante aquí, lo principal es que aun si no tienes porque ser feliz (más bien no lo ves) lo fingas. Comienza a sonreir. Aun cuando pienses que no hay nada porque sonreir. Nada más el hecho de sonreir engaña a tu cerebro y lo hace producir endorfinas las cuales te ayudan a ser verdaderamente feliz. Además una postura más confiada y natural te ayudará a tener emociones más equilibradas, basado en la programación neurolingüística. 

Sonríe, acostúmbrate a despertar sonriendo. Sonríele a la vida y abréte a lo positivo. 

12. Simplifica tu vida

Simplifica tu vida y sé más feliz

Últimamente parece que el estar demasiado ocupado es sinónimo de ser exitoso, pero no hay nada más alejado de la realidad que ese tipo de pensamiento. No gastes tu dinero en cosas innecesarias o para impresionar a los demás, lo único que logras es endeudarte o malgastar tu dinero y no ser realmente feliz. 

A veces pensamos que al tener más cosas seremos más felices, cuando en realidad lo material nunca te va a traer más que un rato de felicidad pasajera. Invierte tiempo en actividades que te hagan sentir bien. Deshazte de los compromisos que no te traen ningún beneficio e invierte un sólo día en ti mismo, en cuidarte y en descansar. 

Haz limpieza en tu casa, saca todo aquello que no te haga feliz, que tengas guardado por si algún día lo necesitas, todo aquello que ni siquiera tenga un lugar en tu vida. 

Trata de simplificar tu rutina, no pongas demasiadas actividades solo para sentirte más popular, prioriza y haz las actividades necesarias. Demasiadas actividades solo te generan más estrés. Practica el minimalismo y obtén el placer y la felicidad de tus momentos importantes. 

¿Qué hábitos te gustaría empezar a adoptar para ser más feliz? 

 

El Planificador del Éxito

El Planificador del Éxito es una sistema de agenda, planificador y de diario en uno que te ayudará a incrementar tu productividad, desarrollar mejores hábitos y ser más feliz. Se encuentra diseñado para sacar lo mejor de ti desde la mañana hasta al anochecer.

Pin It on Pinterest

Share This