5 hábitos para comunicarte mejor

La comunicación es un aspecto muy importante en nuestras vidas. Desde que nacemos somos capaces de comunicarnos con el mundo exterior de diversas maneras. Por ejemplo, los bebés lloran cuando tienen hambre, están incómodos o simplemente cuando algo no va bien con ellos. Esa es su forma de comunicar a sus padres o a las personas que están alrededor de él que requiere algo.

La capacidad de comunicarnos es algo que siempre ha estado pero que ha evolucionado con el paso del tiempo y la importancia de esta es que somos seres sociales. Necesitamos de la interacción con otras personas para sobrevivir. Por eso es que uno de los castigos más crueles que se pueden imponer es el de incomunicar por completo a los presos en celdas solitarias donde no pueden interactuar con otro ser humano, lo que eventualmente -y según estudios- puede acabar ocasionando serios daños en la salud mental de quienes son sometidos a esa condena.

Según Gananci, una de las cualidades que caracterizan a los emprendedores, es la capacidad de relacionarse con los demás y eso solo se puede lograr a través de una comunicación efectiva. Lo más probable es que desde que estabas en la escuela estés escuchando que la comunicación es: el flujo de información que se da entre un emisor y un receptor. Además de que existen otros elementos que la componen como lo son el lenguaje, el mensaje, el canal, aparte de los sujetos involucrados.

Todo eso es cierto, es la parte teórica de la comunicación. Sin embargo, a lo que no le prestamos siempre atención -además de que lo más seguro es que tampoco te lo hayan enseñado en la escuela- es a otros aspectos que también forman parte de la comunicación y son muy importantes para hacerla efectiva.

No se trata solo de las normas del buen oyente y del buen hablante. Hay cosas que inciden positivamente, así como hay otras que obstaculizan la comunicación. Por eso, a continuación encontrarás algunos hábitos que debes tomar en cuenta para que la comunicación no se estanque y este sea uno de los puntos fuertes con los que puedes contar en tu vida.

Te darás cuenta que una vez que desarrolles mejores técnicas y habilidades para comunicarte y comunicar tus necesidades todas tus relaciones mejorarán, tanto a nivel personal como a nivel laboral.

5 hábitos para comunicarte efectivamente

“El arte de comunicarse es el lenguaje del liderazgo.” —James Humes

1.- Sé consciente de las múltiples interpretaciones:

Es cierto que somos responsables de las cosas que decimos y no de lo que otros comprendan, pero si quieres que la comunicación sea efectiva no puedes dar por sentado que la otra persona entendió lo que tú quisiste decir.

Cuando eres consciente de que los demás pueden malinterpretar tus palabras (no solo por malicia sino por diversas razones), sabrás que debes estar abierto al parafraseo y a estar alerta en caso de que estés notando que la otra persona pueda estar comprendiendo algo distinto para que sea corregido.

Al ser consciente de esto, también cuidarás mucho más las palabras que eliges y desarrollarás estrategias para asegurarte de que el destinatario comprendió justo eso que tú quisiste decir. Eso nos lleva al segundo punto:

2.- Haz preguntas

La mejor manera de asegurarse de que el otro entienda lo que estás tratando de comunicar, es haciendo preguntas. Puede que creas que estás siendo bastante claro, pero lo mejor es que no des nada por sentado y preguntes ¿Me explico? Es una buena manera en que puedes hacerlo ya que muchas veces somos nosotros quienes fallados en la explicación y no la persona en su interpretación.

Las preguntas también pueden ser con respecto a lo que dijiste para saber si hubo la comprensión que tú esperabas. Por ejemplo, llamas a un amigo y le dices:

– Mañana nos vemos a 8

– Ok

– ¿A las 8 de la noche o de la mañana?

Si no se hace esa última pregunta cada uno puede entender dos cosas distintas y ambos tendrían razón, así que no tengas miedo de preguntar a la otra persona durante las conversaciones con el fin de aclarar todo y disminuir al máximo los malos entendidos.

3.- Habla fuerte y claro

Otra manera de asegurar que la comunicación se dé de manera efectiva es prestando atención a tu tono de voz. Puede que hables muy bajito y por eso la información no siempre llegue de manera correcta a las otras personas, pero muchos no te lo dicen por vergüenza o porque prefieren quedarse con lo que creen que oyeron en vez de cerciorarse.

Otra cosa que debes tener presente es que lo mejor siempre es hablar directamente lo que quieres/necesitas/deseas. Evita irte por las ramas o hacer insinuaciones si tu meta es ser comprendido por completo.

4.- Presta atención al lenguaje corporal

Es bien sabido que según ciertos estudios, las palabras son solo el 8% de lo que comunicamos. Lo demás se divide en otros aspectos, por ende, no debemos concentrar nuestros esfuerzos exclusivamente en aquello que decimos, sino también en el tono que lo decimos y en la postura que adoptamos al comunicarnos.

Nuestras manos, los gestos de nuestra cara y espalda, todo cuenta al momento de comunicarnos así que usa estos elementos para darle mayor fuerza a tu mensaje.

5.- Escucha con atención

Por último, pero no menos importante, otro de los hábitos que necesitas adoptar para mejorar tus habilidades de comunicación es la de escuchar con suma atención a la otra persona mientras habla.

Escuchar al otro no se limita a las palabras, sino también al aspecto que acabamos de mencionar que incluye los otros elementos alrededor de la comunicación, mirar a la persona que habla, fijarte en sus gestos y mantenerte presente en todo momento desligándote por un rato de ese YO que muchas veces demanda tu atención por completo, de los prejuicios y de todo aquello que te impida mantener una mente abierta.

Como la comunicación debe ser bidireccional para que sea considerada como efectiva, tampoco te olvides de darle señales a tu interlocutor de que estas totalmente involucrado: estas señales pueden ser asentir, preguntar, parafrasear lo que el otro dice, entre otros.

Edith Gómez

Edith Gómez

Editora en Gananci

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Pin It on Pinterest

Share This