8 hábitos que la gente feliz, exitosa y saludable tienen en común


¿Disfrutas tu vida así como es actualmente? ¿Desearías hacer algún cambio? ¿O simplemente te preguntas qué es lo que hay que hacer para tener una vida exitosa, ser feliz y tener salud?

Lo cierto es que estos puntos pueden tener diferentes implicaciones para cada individuo, dependiendo en la etapa de vida en la que te encuentras, en lo que es más importante para ti en este momento y lo que quieres lograr como tu meta de vida. Pero de acuerdo al psicólogo de Harvard Shawn Achor, la felicidad y el éxito no es algo que puedas perseguir directamente. Es decir, el éxito, la felicidad y la salud son cosas que obtienes como resultado de tus hábitos, de tu comportamiento y de tu visión de la vida en general.

Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito.

Aristóteles

La vida no es sólo trabajar o ser millonario o perseguir un objetivo en específico

Para cada uno esta frase puede cambiar en relación a lo que sea tu objetivo en este momento, pero lo cierto es que te podrás dar cuenta que la vida no se trata solo de lograrlo, sino que incluye muchas otras cosas más. Esto tiene mucho que ver con lo que haces diariamente, y el grado en el que eres esclavo de esa rutina. Por ejemplo, si el trabajo es muy importante para ti, te puedes volver fácilmente esclavo del trabajo, o en caso contrario si lo que buscas es tener más dinero es probable que te esclavices a hacer cosas para lograr tener más y más.

No se trata de si es bueno o malo, más bien en que te des cuenta que la vida incluye otras muchas cosas más que puedes disfrutar, en lugar de concentrar todos tus esfuerzos a algo en particular. Ni todo el dinero del mundo puede darte la felicidad, aunque claro que se necesita dinero para poder hacer lo que quieres y ser feliz. Es bueno tenerlo, pero tampoco satisface todas tus necesidades como ser humano. Así que, aquí la pregunta es: ¿qué podemos hacer para disfrutar la vida más allá de la estabilidad financiera, el estatus social o las posesiones materiales?

8 hábitos que la gente feliz, exitosa y saludable tiene en común

¿Cómo puedes vivir una vida sin que una actividad te consuma enteramente?

Vivir tu vida ampliamente significa que tienes bien claro cual es tu meta de vida, esto te ayudará a esclarecer por qué haces las cosas. Si lo piensas bien, la mayoría de nosotros fuimos educados para estudiar una carrera, tener una familia y tratar de hacer lo mejor posible. Pero nunca nos han preguntado si eso que estamos haciendo es lo que realmente queremos aportar a este mundo, o de la forma en la que nos queremos expresar.

A veces sucede, que después de años de trabajar en una misma profesión, te das cuenta que esta ya no te llena más, o que has descubierto que hay algo más que te puede hacer sentir mucho más satisfecho con la vida. El problema es que muchos no se atreven a hacer un cambio, a perseguir lo que quieren, precisamente porque no fuimos educados para eso.

Se piensa que es necesario mantener ese trabajo para sobrevivir, y aunque de entrada puede ser cierto, también es cierto que puedes hacer lo que deseas en tu tiempo libre, simplemente es tomar la decisión de perseguir tus propios sueños.

Las investigaciones han demostrado que el tener un propósito de vida, algo que le de significado a tu vida, incrementa tu bienestar físico, emocional y  mental y además incrementa tu satisfacción por vivir, te ayuda a tener más resistencia a las situaciones inesperadas, mejora la autoestima y disminuye el riesgo de tener depresión.

8 hábitos que la gente feliz, exitosa y saludable tienen en común

Las siguientes actividades son cosas que se recomiendan para lograr tener una vida equilibrada, mayor bienestar general y finalmente para sentirte más feliz, saludable y alcanzar tus metas (equivalente a ser exitoso).

1. Silencio, rezar o meditar en la mañana y en la noche

Meditar o tener un momento de silencio

Cada vez más se comprueba los beneficios de meditar y dedicar un momento para estar presente y seguir tu respiración. A pesar de esto, la mayoría de nosotros vivimos en un constante estrés, en el ir y venir de todos los días, en cumplir todas las demandas de nuestro trabajo, de nuestra familia, amigos, etcétera. Constantemente nuestra mente está ocupada con la presión de ser mejores, de tener mejor rendimiento, en cómo podemos producir más en menor tiempo y básicamente en cómo podemos ser perfectos. 

Estamos bombardeados con información, con noticias y con cosas que nos mantienen en línea, y nuestra mente sigue sin tener un respiro. No nos damos el tiempo necesario para tener un momento de silencio, paz y encontrarte a ti mismo. 

 

Una de las cosas más recomendadas para tu bienestar, y además para ser mucho más productivo es el de tomar un tiempo para meditar, para practicar estar en el momento presente, rezar, realizar un poco de trabajo con la respiración o simplemente unos minutos de silencio total. En cuestión de salud es imperativo tener este tiempo de descanso para nuestro sistema nervioso. 

No es necesario irse a un spa o a un retiro de silencio para lograrlo, esta práctica es mucho más sencilla y te puede llevar tan solo 5 o 10 minutos diarios, que te aseguro cambiarán tu vida, pues tendrás más enfoque, te sentirás mucho más tranquilo, serás capaz de descansar realmente y restaurar tu mente y tu cuerpo. 

Si no te animas a meditar, al menos intenta el ejercicio de respiración que te sugiero a continuación que te ayudará a relajarte en cualquier momento del día cuando necesites un poco de espacio mental, para recargar energía o para reducir el estrés. 

Respiración del vientre

Coloca ambas manos sobre tu abdomen, justo debajo de las costillas inferiores.

Coloca la punta de la lengua detrás de los dientes frontales.

Realiza una inhalación lenta y profunda a través de la nariz.

Dirige tu respiración hacía el abdomen, pasando por el pecho.

Observa que tu diafragma se mueve hacia abajo y siente cómo se expanden tu abdomen y tu caja torácica.

Cuando ya no puedas respirar más, exhala lentamente por la nariz hasta que tus pulmones estén vacíos, sentirás que tu vientre cae bajo sus manos.

Repite durante 10 ciclos.

A medida que continúes, ve si puedes extender la exhalación hasta que sea el doble de la duración de la inhalación. Respirar de esta manera ayuda a calmar los pensamientos que llenan tu mente y te coloca en el momento presente.

2. Leer un libro cada semana

Lee un libro por semana

¿Te imaginas lo que podrías hacer si en lugar de pasar tanto tiempo en las redes sociales o viendo Netflix lo ocuparás en lo que realmente te hace feliz? No digo que nunca lo hagas, lo que digo es que todo tiene una prioridad, dale más tiempo a leer y hacer cosas que realmente te ayuden a percibir la vida de mejor forma o a desarrollar tu consciencia. En lugar de otras cosas que mantienen tu mente ocupada y en cosas que no tienen importancia en tu propio desarrollo, dedícalo a cosas que si contribuyan a tu bienestar. 

En un artículo que vi escrito, definen a la gente ordinaria como aquellas personas buscan el entretenimiento y distraerse continuamente. En cambio, la gente extraordinaria busca educación y aprender cosas nuevas. La gente que es sumamente exitosa pasa más tiempo leyendo libros y aprendiendo cosas nuevas, al menos leen un libro por semana. 

Si quieres cambiar la forma en la que piensas, en la que ves la vida, lee más. No te digo que vas a empezar leyendo un libro a la semana, pero si puedes comenzar este hábito al dedicar 10 o 15 minutos diarios. En mi Guía para crear tu rutina matutina exitosa te doy más detalles acerca de cómo lograr leer más con tan solo 10 o 15 minutos diarios.

Una vez que tengas establecido tu mini hábito verás que te es mucho más fácil leer más libros, no por que tengas que, sino porque lo disfrutas. Esta es la clave. 

3. Duerme bien

Duerme bien y descansa

La próxima vez que sientas que no has dormido bien o que te faltaron horas de sueño, considera que las investigaciones han demostrado que la falta de sueño conlleva a tener cansancio mental, a estar más propenso a estresarse y a comer comida poco saludable. Cuando duermes bien, estás protegiendo tu cerebro, estás ayudándote a tener mejor salud, a mejorar el control de tus emociones, y hasta ayudándote a controlar tu peso. 

Nuestro cuerpo necesita del sueño, pues es aquí en donde tu cuerpo se repara. Si te niegas el tiempo necesario para que tu cerebro y tu cuerpo se reparen en realidad estás dañando mucho más de lo que te imaginas. Una falta de sueño recurrente produce pérdidas de memoria y hasta se ha visto contribuye como factor en el desarrollo de demencia o de Alzheimer. 

Como podrás ver el sueño no es un lujo, es un acto de cuidado propio diario, es la forma de mantener tu mente claro y tu cuerpo funcionando correctamente. Además, todo esto contribuye a tener un mejor desempeño, a tener una mejor actitud durante el día. Lo cual conlleva a que seas más productivo y más feliz realizando tus tareas diarias. 

Si se te dificulta dormirte temprano, comienza desarrollando hábitos que conlleven a que puedas lograrlo y que te ayuden a restaurar tus propios ciclos de sueño. 

  • Trata de aprovechar la luz de la mañana. Toma una caminata por la mañana en donde puedas disfrutar un poco de sol. Tu reloj interno es especialmente sensitivo a los efectos de la luz en las dos primeras horas después de despertarte. 
  • Sal de tu casa o de tu oficina varias veces al día. Al exponerte a la luz natural ayudas a tu cuerpo a mantenerse alerta. Además estás dándole un poco de aire fresco a tu cerebro, ayudas a tu cuerpo a moverse y reduces del estrés. 
  • Simplifica tus noches. Evita ver tu teléfono antes de dormir, limpia tu cuarto y quita todo lo que estorbe, trata de dormir en un espacio limpio y donde te sientas cómodo. 

4. Mueve tu cuerpo, haz ejercicio, prioriza tu salud 

Mueve tu cuerpo y haz un poco de ejercicio

Tu cuerpo está hecho para moverse, para caminar frecuentemente y hacer ejercicio. Esto aunque no lo creas es parte habitual de las personas exitosas, pues saben que su cuidado personal es primordial para vivir una vida feliz y saludable. 

Nuestra vida cotidiano no está particularmente diseñada para activarnos y movernos constantemente. Es más, la mayor parte de tiempo la pasamos sentados frente a la computadora, y cuando llegamos a casa nos vamos al sillón a ver la televisión. El amarte a ti mismo es priorizar tu cuidado propio.  

No es necesario que te inscribas al gimnasio y que hagas horas de ejercicio, puedes empezar con adoptar algunas prácticas que hagan moverte más. Aunque claro que si tienes algún ejercicio preferido, dediques un tiempo para hacerlo. 

  • Cambia la forma en la que trabajas. Ahora ya es muy común tener escritorios que se ajustan las alturas, con lo que puedes trabajar parado. También, puedes elegir usar una pelota de yoga para sentarte, además de que te ayuda a no estar sentada, te ayuda con la espalda y a mejorar tu postura. Aprovecha a cuando estés hablando por teléfono para pararte y caminar. Camina cada hora. 
  • Dedica más tiempo a actividades físicas. Cambia un poco tu vida social, incluye cosas que te ayuden a moverte. En tus ratos libres procura ir a caminar, dar un paseo, elige ir a jugar algún tipo de deporte, haz yoga, o zumba y comparte con tus amigos. 
  • Camina después de la hora de la comida o del lunch. Aquí donde vivo es muy común que la gente salga a caminar cuando termina su lunch. Esto te ayuda en el proceso de digestión y además aprovechas a tomar un poco de luz natural.
  • Empieza con mini sesiones. De la misma forma que como con los libros, puedes comenzar a hacer ejercicio con solo 10 minutos al día. De hecho, yo así empece con mi hábito de ejercitarme, fue un programa de 30 días de 15 minutos diarios. No tenía excusa para no hacerlo, y lo logré, ahora hago de 30 min a una hora, sin que me cueste trabajo. De hecho es algo que me encanta hacer. Tú también puedes iniciar así, sigue la estrategia de los mini hábitos y deja los pretextos atrás. 

5. Escribe un diario personal al menos 5 minutos por día 

Escribe un diario personal

Ustedes saben que yo soy partidaria del llevar un diario personal, es un hábito que te permite lograr muchas cosas, como el adoptar otros hábitos, ser más positivo, enfocarte en las cosas buenas y así cambiar tu mentalidad.

Una de las cosas que te llevan a lograr más objetivos y por consiguiente a ser más exitoso, es que puedes planear tus tareas diarias y priorizarlas, y con eso le das a tu mente un respiro pues ya no tienes las preocupaciones acumuladas y las ideas constantes. Esto ayuda a que puedas ser más creativo, más efectivo y logres muchas más cosas en el mismo tiempo. 

La ciencia ha demostrado que al escribir todos los días tres cosas por las cuales estás agradecido cambia químicamente tu cerebro y lo hace reconocer más oportunidades positivas. Si no sabes que escribir en tu diario, entonces adquiere uno que te guíe a desarrollar nuevos y mejores hábitos. Aquí puedes encontrar varios diarios y planificadores y podrás elegir el que más te guste.

 

6. Di no a las obligaciones, peticiones y oportunidades en las que no estés interesado 

Aprende a decir que no

¿Cuántas veces haces cosas que no quieres? ¿Cuántas veces dedicas tiempo a cosas de otras personas que te quitan tiempo para lograr tus propios objetivos o para cuidarte a ti mismo? Es importante que aprendas a decir que no cuando no es algo que quieres hacer, que además te quita tiempo de las cosas que son importantes para ti y que además te genera sentimientos de frustración. 

Una de las cosas que te pueden ayudar a decir que no, aun cuando sean oportunidades que te parecen buenas, es saber exactamente qué es lo que quieres de tu vida. A veces sucede que dices que sí, porque piensas que puede llevarte a algo, pero en realidad ni siquiera se acerca a lo que quieres o termina siendo una mala experiencia, y todo esto es porque no sabes realmente qué es lo que quieres. Cuando tú sabes cuál es tu objetivo de vida, sabes cuáles son tus necesidades como individuo, te conoces ampliamente, entonces eres capaz de decidir mejor en tu vida, eres capaz de ver si son oportunidades para ti o si solo perderás el tiempo. 

Yo te invito que te tomes tiempo para conocerte, para saber qué es lo que realmente te hace feliz, a qué quieres dedicarle tiempo y qué es lo que quieres lograr en tu vida. No importa si en un tiempo esto cambia, de hecho es así como vamos creciendo, pero por el momento haz lo que te lleve a cumplir tus objetivos y metas personales. 

Esto te ayudará a decir que no, pues sabes que no está contribuyendo a tu objetivo final. No digo que ayudes a otras personas, pero es importante que prestes atención a si los estás ayudando y pasando por encima de tus propias necesidades, si te desatiendes o si el ayudarlos conlleva a que te sientas frustrado o cansado. Elige conscientemente. 

 

7. Deja de consumir noticias y ver el periódico

Deja de consumir noticias

Cuando ves las noticias, sigues cuentas de redes sociales que solo esparcen lo negativo que sucede en el mundo no te queda de otra más que sentir que este mundo va en decadencia. Te hace sentir mal, y aunque no lo reconozcas te deprime. Aun cuando esas noticias no es todo lo que sucede en este mundo, nos dejamos llevar como sí en realidad solo cosas negativas sucedieran. 

No te digo que no sigas las noticias importantes que suceden en tu país y alrededor del mundo, pero el seguirlas todos los días, todo el tiempo es innecesario y contraproducente. Hay muchos empresarios y gente rica y exitosa que no ven las noticias precisamente por la misma razón. ¿Para qué llenarte de cosas negativas y de asuntos que tú no puedes solucionar? Enfócate en lo positivo, en hacer un cambio en tu vida. Sé el cambio que quieres ver. 

Cuando te deshaces de las noticias, de repente te das cuenta que tu visión del mundo ya no es tan negativa, que hasta tiendes a ser optimista. No hay una realidad objetiva, no existe. Todo lo que vivimos es percibido en las realidades de cada individuo y por lo tanto tú puedes cambiar tu propia experiencia. 

 

8. Practica la gratitud

Sé agradecido y amable

La gratitud es una práctica sumamente importante para desarrollar un enfoque en tu vida mucho más positivo, mucho más enfocado en lo que puedes lograr sin el sentido de limitación, pues tan solo el hecho de reconocer aquello que tienes ya en este momento en tu vida te hace pensar que eres realmente rico.

El dinero es solo un medio para intercambiar bienes y servicios, pero lo que realmente importa es la abundancia que tienes ya en tu vida, salud, amor, música, creatividad, etcétera. Cuando eres capaz de reconocer esas “pequeñas” cosas, y agradecerlas tu vida cambia. Pasas de la limitación y la frustración a la abundancia y felicidad. 

Además si esto lo compartes en pequeños actos de amabilidad, no solo con la gente que conoces o la gente cercana, sino con todo el mundo que cruce por tu vida, entonces compartes un poco de esa abundancia. Un pequeño acta de amabilidad hacia una persona puede cambiarle el día o su vida entera. Y a ti te da un sentido más profundo de la compasión y el amor por el prójimo, y además te permite alejarte un poco de tus problemas y ver la vida de una forma mucho más amable. Después de todo, todos compartimos este mundo y co-creamos experiencias. 

La amabilidad es un lenguaje universal que cruza fronteras, y además es de las cosas más sencillas por hacer, no necesitas saber nada de la persona, no necesitas dar explicación u otra acción. 

Algunas acciones de amabilidad que puedes hacer: 

  • Sorprende a alguien con un alago auténtico acerca de cómo se comportaron o algo que hicieron. 
  • Escucha atenta y abiertamente sin necesidad de buscar respuestas, solo escucha. A veces es lo único que se requiere. 
  • Ayuda a algún extraño por la calle. 
  • Da las gracias genuinamente a alguien que te haya prestado algún tipo de servicio. 
  • Dale al paso a un coche mientras conduces 
  • Sonríe y haz contacto visual con algún extraño. 

Con una acción de amabilidad nos ayudamos unos a otros, a ver la vida mas positiva, a demostrar un poco de amor y compasión y a volvernos más presentes y conectados con el mundo de forma positiva. 

Conclusión

Como ya lo sabes con pequeñas actividades hechas diariamente puedes lograr enormes cambios en tu vida. Todos estos hábitos te llevarán a tener una vida más equilibrada, a que logres más cosas que se alineen a tu meta de vida, haciéndote sentir más realizado y más feliz.

¿Ya tienes en tu vida alguno de estos hábitos? ¿Te gustaría incluirlos en tu vida diaria?

Fotos diseñadas por Dragana_Gordic / Freepik
y Freepik

Pin It on Pinterest

Share This