Prácticas para mejorar la relación con tus hijos
Día 13 del reto de 21 días


Así como en un matrimonio o con los amigos, la relación con tu(s) hijo(s) necesita atención positiva para prosperar. Si queremos tener hijos que sean felices, sanos y bien comportados, es necesario crear una conexión cercana con ellos. En este post te dejo algunas prácticas para mejorar la relación con tus hijos. 

Si aún no tienes hijos, el día de hoy lo puedes aprovechar en trabajar alguna cualidad o característica en ti que sientas necesitas un poco más de trabajo o dedicación. Regresa a los días pasados y vuelve a trabajar en ella, probablemente la segunda vuelta encuentres otras cosas que te ayuden a fortalecer esa característica en ti.

Es más fácil construir niños fuertes que reparar hombres rotos.

Frederick Douglas.

Te sorprenderás, pero estar cerca de tu hijo no es solamente decirle que lo quieres; el estar cerca de tu hijo es crear una conexión donde podamos entenderlos, atenderlos a su nivel, amarlos incondicionalmente y establecerles límites apropiados a su edad.

Por supuesto que nos tomará tiempo y esfuerzo, pero el simple hecho de ver y disfrutar a nuestros hijos nos podrá dar la motivación necesaria para seguir esforzándonos, así como lo hacemos en cualquier otra relación o más; pues el ver como un pequeño individuo se desenvuelve, aprende y crece y sobre todo mantenernos presentes para disfrutarlo es verdaderamente mágico. 

El problema principal

En mi opinión, el problema principal cuando tratamos a nuestros hijos se debe a cómo nos gustaría que fueran, sin importar que ellos son individuos y tienen sus propia personalidad. Aunado a esto, nuestra actitud está muy relacionada al cómo vemos a las demás personas y cómo las etiquetamos. Desgraciadamente, con los niños hacemos lo mismo. Desde que son pequeños los empezamos a catalogar de una u otra forma. Algunas positivas (como es un niño alegre, un niño desenvuelto) pero algunas o muchas de ellas son negativas (es un niño gruñoncito, mandoncito, malcriado (la más común), melindroso, etc.). Pero no nos damos cuenta del efecto que tienen estas etiquetas en nuestros propios hijos y también en nuestro comportamiento hacía ellos.

Prácticas para mejorar la relación con tus hijos

Estar presentes

En adición al ejercicio de restablecimiento de etiquetas (en la parte superior), es necesario estar presentes con nuestros hijos. El mantenernos presentes únicamente significa prestarles atención, estar con ellos al cien por ciento. Atención significa AMOR. No quiero decir que si no pasas tiempo con tu hijo significa que no lo quieras, lo que quiero que te des cuenta es que hay una forma con la cual verdaderamente puedes afectar el desarrollo de tu hijo para bien, y esa es prestándoles toda la atención posible.

Entiendo que la forma en la que vivimos actualmente es difícil pero también sé que es necesario liberarnos de otros compromisos y hacer todo lo posible por darles más tiempo. No importa como lo hagamos pero debemos hacerlo, y sobre todo que ese tiempo que les demos realmente estemos ahí, con ellos, disfrutando cada instante.

Crianza consciente

crianza más consciente,Una de las formas que más me gustan y que aconsejo ampliamente es aplicar una una disciplina positiva. Es algo que es involucra mucho el que nosotros mismos como padres veamos la forma en la que podemos mejorar. Involucra nuestro propio desarrollo sobre todo de una inteligencia emocional, pues esto es lo que les mostramos a nuestros hijos, lo que aprenden y lo que reflejan en sus acciones.

Por lo que es imperativo que equilibremos la forma en la que reaccionamos y la forma en que les hablamos. Después de todo la forma en la que les hablas a tus hijos se vuelve su voz interior cuando sean grandes. Así que mejor educar con amor, que educar con gritos, regaños y violencia física. La disciplina no significa ser violento, la disciplina significa guiar y educar de forma compasiva. Claro que nos pide más como padres, pero te aseguro que tu relación con tu hijo será más positiva y será una relación que no cambiará ni en la adolesencia. 

Afirmación del día para mejorar la relación con tus hijos

Siempre trato a mis hijos con amor y entendimiento.

Siempre respondo con paciencia y amor.

Si te encuentras en una situación donde constantemente estás cansado(a), con poca paciencia, de mal humor. Hoy es el día donde puedes empezar a cambiarlo. Durante todo el día repite esta afirmación, empieza a maravillarte con las cosas (aunque nos parezcan sencillas) que hacen nuestros hijos. Para ellos cada cosa que logran es un gran logro, celébralo, ríete con ellos. Olvídate de la limpieza de la casa, del desorden, vive con ellos plenamente. Y repite esta afirmación.

Más afirmaciones para mejorar la relación con tus hijos:

Soy un padre/madre muy capaz y cariñoso

Amo y respeto a mi hijo tanto como me amo y me respeto a mí mismo

Soy capaz de disciplinar a mi hijo e inculcarle valores de manera amorosa

 

Recursos adicionales

Recuerda utilizar un diario personal para llevar tu progreso. Encuentra cómo escribir un diario personal aquí.

Fundamentos de la Disciplina Positiva 

Planifica tu éxito

Establece tu intención del día, comienza con una actitud positiva, adopta mejores hábitos y mantén tu enfoque en hábitos y actividades que te permitan lograr tus objetivos, tus metas y un cambio de mentalidad. 

Incluye un planificador de metas semestral, un planificador mensual, agenda semanal y un diario personal que te mantiene enfocado en adquirir una visión más positiva, mejores hábitos y te ayuda a cumplir tus metas.

Pin It on Pinterest

Share This